fbpx

Villarejo reconoce que fue el Gobierno de Rajoy el que dio la orden de lanzar falsedades contra Podemos

José Manuel Villarejo, ex policía al servicio de millonarios, poderosos y de políticos del PP, ha acusado a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y al exdirector de la Policía Ignacio Cosidó de ser los autores de la Mentira inventada sobre la financiación irregular de Podemos, y que fue aireada de forma muy extensa por los medios de comunicación afines al PP hace unos cuantos años. 

Según Villarejo, esta labor  se le había encargado a él para que elaborara un informe falso que denominaron  informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), y que los agentes de policía encontraron entre el material incautado a Villarejo posteriormente a su detención y encierro.

La operación ilegal para rastrear los movimientos de la formación de Pablo Iglesias parece que fue impulsada desde la Policía política (y por tanto presuntamente ilegal)  a las órdenes del Gobierno de Rajoy y que tuvo uno de sus hitos en el  robo del teléfono móvil de Dina Bousselham, exasesora de Podemos. Al parecer el trabajo  lo habría terminado haciendo el inspector de la Policía José Ángel Fuentes Gago, otro destacado miembro de la policía al servicio del PP. 

El motivo por el cual encontraron en la casa de Villarejo una copia del teléfono de Dina Bousselham que denunció su desaparición, se debió  a que un periodista se lo dio y el comisario decidió guardarlo

El encargo para investigar los falsos cobros de Iglesias de Venezuela lo recibió Villarejo  entre 2014 y 2015 por parte de altos cargos políticos del gobierno del PP, y para ello se le pidió que viajara a Miami a investigar los posibles vínculos entre Podemos y Venezuela. En concreto, Villarejo dijo que la orden venía de la vicepresidenta Saénz de Santamaría, mano derecha del presidente Rajoy  y que así se lo dijeron a Villarejo tanto Ignacio Cosidó (ex alto cargo en el Gobierno del PP) como  Eugenio Pino, responsable policial encargado de llevar una polícia al servicio del interés electoral y político del PP que estaba dirigido por el antiguo ministro del Interior, Fernández Díaz.

Según Villarejo, el informe PISA no partió de una investigación seria y firme, sino que fue un texto «descafeinado» plagado de recortes de prensa, que se pretendía utilizar principalmente para filtrarlo a los medios. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar