fbpx

Venceremos al Coronavirus, lograremos un Mundo sostenible

Rodeados de tanto pesimismo, necesitamos buenas noticias, miradas positivas, optimismo que nos dé fuerzas ante las pésimas noticias que nos encontramos.

Todos sabemos que más pronto (ojalá) o más tarde, el virus se irá. Todos sabemos que los antivirales lograrán curar la enfermedad del Covid-19, que la vacuna nos inmunizará. 

Pero después tenemos que afrontar otra amenaza, ligada a la aparición del Covid-19: la destrucción de la Biodiversidad, el maltrato a los animales y la invasión de su hábitat y el Cambio climático que destruye los equilibrios naturales. Es decir, la necesidad de limpiar el Planeta que la codicia sobre todo de las grandes empresas multinacionales nos ha llevado. También hay esperanzas.

Hoy las renovables representan casi un tercio de la potencia eléctrica instalada en el Mundo, y son las fuentes que atraen más inversión que las fósiles y la nuclear, además con mucha diferencia. Por desgracia el cambio de modelo es mucho más lento en el sector del transporte, en el que todavía el coche eléctrico no representa nada más que un ridículo porcentaje, sin embargo su crecimiento anual es casi de progresión geométrica, es decir que desde el año 2011  todos los años casi se multiplica por dos el número de coches eléctricos en circulación. Más lento aún es la conquista por una movilidad sostenible marítima y aérea. 

Hay enormes progresos en las políticas medioambientales de protección de las reservas naturales en todo el mundo, sin embargo todavía hay millones de kilómetros cuadrados de naturaleza que merecen ser respetados que no se hacen, especialmente en América Latina, África y Asia. 

La economía circular y el reciclaje también gana muchos espacios, pero estos se reducen a los  países OCDE, y el resto del Planeta permanece ajeno o hay una incidencia mucho menor. Pero la sensación de todos es que cada día se avanza en la buena dirección. Nuestra misión es denunciar los atropellos producidos por la codicia humana potenciada por el afán del lucro y la lentitud a la que van los cambios con respecto a nuestros deseos y a las emergencias que nos plantea el equilibrio natural.

El objetivo de limpiar el Planeta es de tal magnitud que merece ser considerado en sí mismo como una base para la construcción de una sociedad igualitaria. Sin embargo, hay una variable que no se tiene muy en cuenta: la políticas de sostenibilidad también son una oportunidad para el objetivo de conseguir un mundo justo y más igualitario. Lógicamente las élites son conocedoras de este factor de riesgo para ellos e intentarán disociar la necesaria sostenibilidad con la peligrosa cercanía de estas políticas sostenibles con la igualdad social.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar