fbpx

Vacuna anticovid: Importa más la salud de todos o ganar millones de dólares

Pfizer y BioNTech, la primera alianza farmacéutica que anunció que ya disponía de datos sobre la eficiencia de su vacuna,  ha informado esta semana que, tras un nuevo análisis de su ensayo en fase 3, la vacuna contra la covid-19 que están desarrollando tiene una eficacia del 95% y no causa problemas graves de seguridad.

Pfizer había anunciado la pasada semana que su vacuna tenía una eficacia superior al 90%. Tan sólo un día después, un proyecto ruso pregonó una eficacia del 92% para su producto. Este mismo lunes la farmacéutica Moderna anunciaba los resultados de la suya: un 94.5% de eficacia. Y este mismo miércoles, Pfizer y BioNTech volvían con otra cifra actualizada: el 95% de efectividad. La eficacia en mayores de 65 años sería superior al 94%.

No parece muy serio, verdad? Estaba esta empresa farmacéutica norteamericana pensando sobre todo en ganar en porcentaje de efectividad a sus competidoras rusa y a la otra empresa norteamericana Moderna o era una información fiable y científica?.

A todo esto, de las 3 empresas chinas que tienen otras tantas vacunas en fase 3 y están muy avanzadas, no conocemos casi nada en Europa ni América. Parece que importa más ganar la batalla comercial que la salud humana.

Hace unas semanas el gobierno Argentino llegó a un acuerdo con la farmacéutica rusa para la compra de su vacuna. Les resultaba más barata que las 3 ofertas que hay en Europa y Estados Unidos (Pfizer, Moderna y Oxford) pero los medios de comunicación vinculados a las élites de Argentina se lanzaron en críticas contra Alberto Fernández, presidente argentino. Lanzaron insinuaciones de la poca fiabilidad de la vacuna rusa. Algunas insinuaciones similares hemos recibido de las vacunas chinas.

El ser humano es más eficiente cuando existe competencia. La competencia es lo que mueve muchas veces la motivación. El éxito económico de la economía de mercado puede tener que ver con algo de esto. Pero también es verdad, que es necesario que el sentido común y la mesura ponga freno a la competencia feroz. Debe haber árbitro, o incluso mejor: debe haber árbitros. En la lucha por la vacuna el árbitro principal debe ser el Estado. Pero la opinión pública y los medios de comunicación también deberían de jugar ese papel. Por desgracia los medios de comunicación son instrumentos de los poderosos, de los dueños de esos medios que están aliados a los dueños de las empresas farmacéuticas.

La opinión pública debe de desear una vacuna (o mejor varias) eficaz, segura, barata y que llegue lo más rápido posible. Y nos debe de dar igual si es americana o europea. Los avances de los chinos y los rusos no son bien vistos por las empresas de occidente. Pero en esas guerras comerciales no debemos de entrar. La salud es lo primero.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar