fbpx

Un punto caliente bajo Canarias alimenta el volcán de La Palma y creará nuevas islas

La inyección de magma que modeló el archipiélago canario hace 20 millones de años sigue haciendo crecer La Palma mientras las islas más viejas desaparecen poco a poco.

Las islas Canarias están sobre la placa continental africana, que ‘flota’ sobre el manto terrestre en dirección este a una velocidad similar a la que crecen las uñas. Hace unos 20 millones de años, la placa comenzó a pasar sobre el ‘punto caliente’, que inyectó magma y comenzó a crear las primeras islas: Fuerteventura y Lanzarote. La Palma y el Hierro son las islas más jóvenes, con apenas 1,8 y 1,2 millones de años de edad respectivamente. El punto caliente está aún bajo ellas y por eso tienen volcanes activos que las hacen crecer en extensión y superficie.

Una de las mayores preguntas sobre la erupción de La Palma es de dónde viene exactamente el magma que sale por las bocas del volcán. Otra es si brota instantáneamente o tarda en salir millones de años. Los vulcanólogos piensan que bajo las Canarias hay un punto caliente, un depósito de magma a muy alta temperatura que continuamente busca la forma de salir a la superficie, produciendo terremotos y abombando la superficie de las islas hasta que la resquebraja. Es el mismo tipo de vulcanismo que creó el archipiélago de Hawái, en EE UU. En cualquier caso, la teoría del punto caliente es controvertida porque por sí sola no puede explicar por completo todo el vulcanismo de Canarias, por ejemplo las erupciones en islas viejas como Lanzarote en tiempos relativamente recientes.

“En el punto caliente el magma está a unos 200 grados más, lo que le hace más boyante”, detalla Carracedo. “Es como si empujas un balón al fondo de una piscina y sale disparado hacia la superficie. Es el proceso que ha creado todas las Canarias y aún continúa. Con toda seguridad van a surgir nuevas islas siempre hacia el oeste, pero no lo veremos ninguno, porque sucederá dentro de millones de años”, explica el vulcanólogo. Del mismo modo, las islas más viejas, Fuerteventura y Lanzarote están desapareciendo poco a poco por la erosión y acabarán desapareciendo bajo el mar.

Fuente: Elpais.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar