fbpx

Un paciente británico se cura de VIH y otro se encuentra en remisión a largo plazo

El conocido como Paciente de Londres es el segundo caso de paciente que se cura de VIH tras haber recibido un transplante de médula ósea. El virus continúa indetectable en su organismo después de 29 meses sin tomar tratamiento antirretroviral. El otro caso, el Paciente de Düsseldorf, lleva 14 meses con el virus indetectable también en ausencia de medicación, por lo que se encuentra en remisión a largo plazo.

Ambos casos se presentaron durante la Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) que se está celebrando estos días. El CROI, que iba a tener lugar en Boston este año, está teniendo lugar de forma virtual debido a las medidas de prevención tomadas por el coronavirus.

Se trata de segundo y tercer caso de pacientes curados de VIH. Hace un año la noticia de que un hombre portador del virus del VIH había sido curado tras un transplante de células madre de la médula ósea abría la puerta a la esperanza de la aparición de una cura para la enfermedad. Este paciente no tenía rastro del virus en su organismo tres años después de la operación, y tras un año y medio de haber dejado de tomar la medicación antirretroviral.

La idea de utilizar transplantes de médula ósea para intentar curar el virus surgió a partir del Paciente de Berlín, Timothy Brown. Brown era portador del VIH y había sufrido leucemia. Sus médicos recurrieron a un transplante de médula ósea para tratar su leucemia. Las células que le insertaron tenían una mutación en el receptor de entrada del virus a las células (CCR5). Esto provoca que el virus no pueda entrar en las células diana del VIH, los linfocitos T CD4. El Paciente de Berlín lleva 13 años ya sin rastro de VIH en su organismo.

Los datos de estos dos últimos casos han sido comunicados por el grupo de Javier Martínez-Picado, investigador en IrsiCaixa. Martínez-Picado coordina IciStem, un consorcio internacional que ha incluido desde 2014 a 40 pacientes con VIH que tenían que recibir un transplante de células madre por otras razones médicas.

Cuando se publicó el caso del Paciente de Londres los científicos querían ser prudentes. «Insistimos en no hablar de cura porque, aunque 18 meses invitaban mucho al optimismo porque no se había visto un intervalo tan largo desde el Paciente de Berlín, queríamos ser prudentes y no general falsas expectativas», señala Martínez-Picado. Ahora, con 29 meses de remisión estamos ante un paso más allá.

Estos descubrimientos generan esperanza ante el descubrimiento de una posible cura para el virus del VIH. Pese a ello, Martínez-Picado subraya que «aún quedan ciertas barreras por derribar antes de que la edición genética del receptor CCR5 pueda ser utilizada como estrategia de cura escalable por toda la población».

Foto: LaCaixa

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar