fbpx

¿Tus placas en tu tejado o millonarios jeques árabes y su sucio combustible fósil?

Nueva Economía para la Nueva Normalidad es el impulso de la energía solar.  La capacidad modular de la tecnología fotovoltaica nos ofrece por primera vez en la historia de la Humanidad que la generación de energía esté al alcance de todos y no de unas élites que preferirían guardar eternamente el monopolio de la producción energética.  

La capacidad de generar energía es la fuente primaria de la producción económica. La agricultura, la ganadería, la pesca, la industria, el transporte, el comercio, los servicios necesitan de la energía como fuente primaria. Si solo disponen de ellas tiranos árabes derrochadores, texanos egoístas sin escrúpulos, o mafias rusas corruptas, el mundo será mucho peor que si la fuente de la energía está en nuestros tejados.

Con la tecnología fotovoltaica un gran bienestar para la Humanidad  está más cercano. La producción en masa de un producto industrial (en este caso las placas solares) conjuntamente con la innovación tecnológica abaratan el mismo. Y eso es lo que lleva ocurriendo con la producción de paneles fotovoltaicos desde los años 60 del siglo pasado. El descenso de sus precios no se ha detenido, continuará y esto conlleva  que cada vez más personas tendrán la capacidad de producir energía desde sus viviendas y sus pequeñas empresas. Podremos disponer de electricidad y “combustible” para nuestros vehículos eléctricos a precios muy bajos,  casi gratuitos y cabe suponer un inmediato efecto: una enorme transferencia de riqueza desde las élites a las mayorías sociales. 

Todo el negocio de la petroleras y las eléctricas empieza a tambalearse y aunque se reconviertan e intenten estar en una posición dominante en los futuros negocios de venta e instalación de paneles solares, sus ingresos descenderán porque los costos para las familias y empresas que hoy suponen la factura energética caerán en “picado”.

Pero es que también, las empresas a “escala humana” es decir las pequeñas y medianas empresas podrán disponer de recursos  que ahora, les está totalmente vetados. 

Un mundo más sostenible, puede ser un mundo más justo. Los avances tecnológicos que han llegado y que necesitan madurar son una enorme oportunidad para avanzar en la justicia social.  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar