fbpx

El Tribunal Supremo no ve motivos para imputar a Pablo Iglesias por el ‘caso Dina’

El Tribunal Supremo ha archivado la causa contra el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por revelación de secretos, daños informáticos y acusación y denuncia falsa en relación al presunto robo del móvil de su ex asesora Dina Bousselham en 2015.

Los Jueces del Tribunal Supremo han devuelto el caso a la Audiencia Nacional ya que consideran que aún deben realizar diligencias respecto a este caso. Creen que debe escucharse a Dina Bousselham antes de acusar a Iglesias. Manuel García-Castellón, quien pidió la imputación del vicepresidente segundo, se negó repetidamente a realizar esta diligencia antes de elevar el caso al Supremo.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha recordado a García-Castellón que el Código Penal recoge como condición esencial que la persona agraviada por el delito de descubrimiento y revelación de secretos realice la denuncia, cosa que no ha ocurrido en este caso. El auto redactado por el Supremo resuelve que “el cumplimiento de tal requisito en modo alguno ha sido determinado con la precisión o claridad exigida, para hacer efectiva su declinación competencial».

En el caso del delito de daños informáticos, la Sala también considera que es necesario escuchar a Bousselham para determinar si Pablo Iglesias examinó el contenido de una tarjeta móvil de Bousselham el 20 de enero de 2016 y posteriormente se la guardó; o si, por el contrario, el líder de Podemos contaba con su autorización para ello . O, en un tercer escenario, «si no mediaba tal autorización, si manifiesta ahora que consiente, tolera y acepta que aquél hubiera entrado en conocimiento de todos los documentos, fotografías, incluidas las íntimas y personales, archivos y comunicaciones contenidos en la tarjeta de su titularidad, pues de haber conocido que iba a hacerlo le hubiera otorgado su expreso consentimiento».

Por último, respecto al delito de acusación y denuncia falsa, el auto recuerda que el juez de la Audiencia Nacional parte de Bousselham mintió al ver que las capturas de pantalla publicadas en OkDiario eran las que ella había enviado a otras personas y que Iglesias lo sabía.

La Sala señala que «en la determinación del origen de los archivos procedentes de la referida tarjeta de memoria publicados en diversos medios, sin indicios concluyentes, se abandonan diversas líneas de investigación, para abogar como realidad acaecida una concreta alternativa sin mayor plausibilidad». Y, además, «sin investigación específica de las fechas de los archivos de origen existentes en diversos dispositivos donde se han encontrado imágenes procedentes del móvil de Bousselham».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar