fbpx

Tras las cifras de paro de enero, en febrero se prevé una nueva subida, pero también de la afiliación a la Seguridad Social

 Acaban de darse a conocer los datos de paro del pasado mes de enero de 2020 que nos traen una nueva confirmación de la desaceleración de nuestro mercado de trabajo. El incremento en la afiliación a la Seguridad Social ha sido más débil que en otras ocasiones al igual que la reducción en la tasa de paro y parece que esta será una tendencia en los próximos meses como adelanta Javier Blasco, director del Adecco Group Institute:

“Dentro de lo previsible para un mes de enero las cifras de afiliación, paro y contratación no han sido buenas, dentro de la progresiva desaceleración y una vez superado un último trimestre de 2019 sorprendentemente mejor de lo previsto. Para el mes de febrero se prevé suba el paro hasta los 3.263.400 y la afiliación a la Seguridad Social hasta las 19.214.400 personas trabajadoras Se mantiene la previsión de que el incremento del PIB no sea superior al 1,7% y la tasa de desempleo se mantenga por encima del 13,5%”.

En los últimos doce meses se crearon 345.200 empleos. El número total de cotizantes alcanzó a 19,16 millones de personas, un 1,8% más que en enero de 2019. Es el incremento interanual más bajo desde mayo de 2014. 

Aumentó el empleo en ambos sexos, tanto de asalariados como por cuenta propia, para personas tanto españolas como extranjeras. Desde el punto de vista de los sectores productivos, la afiliación aumentó en la Industria, la Construcción y Servicios. El empleo en la Agricultura y pesca cayó; así lo hizo en 7 de los últimos 8 meses.

Van 72 meses seguidos con aumentos interanuales en el número de cotizantes. No se observaba una serie tan prolongada desde mayo de 2008. No obstante, el ritmo de aumento de la afiliación continúa el debilitamiento que inició en abril último y ya no resulta suficiente para absorber con rapidez el vasto colectivo de parados. 

El número de contratos firmados cayó un 5% interanual. En enero se firmaron 1.764.800 contratos. La firma de contratos continúa con altibajos: de los últimos 10 meses, 6 mostraron caídas interanuales y los 4 restantes incrementos.

Cayó el número de contratos indefinidos (-1,3% interanual) y también el de temporales (-5,4%). Disminuyó la cantidad de contratos firmados por varones (-7%) y también el de mujeres (-2,4%). Bajó la firma de contratos de jornada completa (-6,3%) y también el de aquellos de jornada parcial (-2,2%). 

En el caso de los contratos indefinidos, el nuevo descenso confirma su tendencia descendente: han caído en 11 de los últimos 12 meses. Disminuyó la firma de contratados indefinidos, tanto de tiempo completo (-1,1%) como de tiempo parcial (-1,6%). Del mismo modo, la cantidad de contratos temporales firmados también disminuyó en ambos casos (-6,8% los de tiempo completo y -2,3% los de tiempo parcial). 

Los contratos indefinidos fueron el 10,1% del total, muy parecido al 9,8% de enero de 2019. Los contratos para empleos de jornada completa (tanto fijos como temporales) equivalieron al 67,9% del total, una proporción más baja que hace un año (68,8%). Las mujeres firmaron el 43,9% de los contratos, porcentaje mayor que el de hace un año (42,7%). 

En enero, las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal tenían registrados a 3,25 millones de parados (1% menos que en el mismo mes de 2019), el menor número para ese mes desde 2008. Sin embargo, pese al todavía elevado número de parados, es la menor reducción del paro desde octubre de 2013. 

En palabras de Javier Blasco, director del Adecco Group Institute: “las cifras hoy conocidas continúan siendo coherentes con la perspectiva de paulatina reducción del crecimiento de la economía. Prueba de ello es que el incremento de la afiliación es el más bajo en más de 5 años”. 

“Sin embargo, es inocultable que ese menor crecimiento se está traduciendo en problemas en el mercado de trabajo. Esos se resumen en el flojo desempeño de los contratos indefinidos, así como en el crecimiento del paro en colectivos vulnerables (menores de 25 años)”. 

“La suave desaceleración económica aún continúa siendo compatible con la creación de empleo y la reducción del paro registrado. La clave será en qué punto se estabilizará esa desaceleración, porque de eso dependerá que el paro pueda continuar en descenso o no”, termina de analizar Blasco. 

Imagen: Pixabay

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar