fbpx

Trágica elección para millones de personas en África: hambre o COVID-19

World Vision

La organización internacional de ayuda a la infancia World Vision advierte urgentemente de las consecuencias económicas y sociales de la epidemia de COVID-19 en los países africanos. Cada día aumenta el número de personas que dependen ahora de la ayuda de emergencia, ya que los toques de queda, los cierres de negocios, las restricciones de entrada y salida y la disminución de las remesas del extranjero les dificultan las formas de ganarse la vida. 

Kathryn Tätzsch, Gestora de Crisis de World Vision alerta de que, «millones de personas en África y otras partes del mundo se enfrentan a una trágica elección. Pueden exponerse al riesgo de infección por el virus o bien perderán sus ingresos y se pondrán a sí mismos y a sus hijos en peligro de morir por las consecuencias de la malnutrición o la desnutrición». 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha advertido que la zona de África subsahariana podría convertirse en el próximo epicentro de la pandemia COVID-19 , con unos 300.000 muertos y más de 30 millones de personas que caerán en la pobreza extrema como consecuencia de ello.

Si la necesidad sigue aumentando, existe también la amenaza de disturbios en muchos países. “Ya hay caos, por ejemplo en las jornadas de distribución de alimentos”, dice Tätzsch. 

En Sudán del Sur, más de medio millón de personas dependen de la asistencia alimentaria de World Vision en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Las restricciones de movimiento que se han impuesto para ayudar a detener la propagación de COVID-19 dificultan la distribución de la ayuda. Esta situación se ve agravada por el cierre de las escuelas para ayudar a prevenir la propagación del virus, donde los niños reciben, en muchos casos,  su única comida al día. El 45 por ciento de la población de Sudán del Sur son niños y se estima que 3,1 millones no tienen acceso a la escuela ni a ningún servicio educativo. 

En un análisis del África subsahariana, el Banco Mundial estima que la pérdida de producción podría dar lugar a pérdidas financieras de hasta 79.000 millones de dólares. Es probable que la situación sea particularmente dramática en caso de que se produzca un brote de COVID-19 en los barrios marginales y en algunos campamentos de refugiados en los que las personas viven muy cerca unas de otras. En Kenia, por ejemplo, hay medio millón de refugiados de Somalia, el Sudán meridional, la República Democrática del Congo y Etiopía. 

En los países con problemas de terrorismo, como Malí, los peligros que conllevan los nuevos problemas de seguridad son cada vez mayores. Otros países de África Oriental sufren enjambres de langostas que destruyen cosechas enteras o tienen que hacer frente a nuevas epidemias al mismo tiempo.

En algunos países, la policía actúa brutalmente contra las personas que violan las medidas de cuarentena. Las tensiones y los conflictos sociales se intensifican e incluso obstaculizan la ya difícil labor de los sobrecargados sistemas de salud. «Los niños serán los más afectados por las consecuencias a medio y largo plazo de la crisis del coronavirus, ya que las familias pierden sus ingresos base y las escuelas permanecen cerradas. La violencia doméstica, el abuso, el trabajo infantil, la explotación sexual y la prostitución infantil también aumentarán», comenta Tätzsch.

Según el PMA, los precios de los alimentos en algunos países ya están en su nivel más alto desde 2008, y la población rural de muchos de los países más pobres vive de los ingresos procedentes de la venta de sus propios cultivos. Sin embargo, las ejecuciones hipotecarias de los mercados y las restricciones a la entrada y la salida a veces impiden el acceso al mercado. La temporada de plantación también comenzará en los próximos meses. 

Taetzsch cita como ejemplo la situación económica de Kenia: «Más del 80% de la producción económica de Kenia depende de las pequeñas y medianas empresas del sector no estructurado, que ya no pueden funcionar, o sólo de manera limitada, debido a las restricciones de movimiento. Esto tiene consecuencias económicas dramáticas para los pequeños empresarios que dependen de los ingresos diarios.”

Foto: World Vision

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar