fbpx

“Sudan del Sur: donde nacer mujer es un delito”

Vivimos en un siglo donde se ha logrado grades cosas; avances tecnológicos, innovación y descubrimientos en la medicina, exploración de otros planetas…

Pero: ¿Te has preguntado si en el mundo todas y todos tenemos las mismas oportunidades y derechos? Si respondiéramos a esta pregunta a la ligera diríamos que probablemente sí, pero la realidad nos demuestra que no es así.

En el mundo hay mucha desigualdad en muchos aspectos y uno a tratar y poner en conocimiento es el caso de las mujeres en Sudan del Sur donde encontrar productos de higiene intima cuando están en su periodo se convierte cada mes en una odisea.

Y es que para una mujer de un país de occidente es muy fácil encontrarlos, sin embargo en Bentiu una ciudad de Sudan del Sur es casi imposible, aquí las mujeres no hablan ni comentan información sobre la regla.

Hay una cultura de pudor y vergüenza entorno al tema, el problema de que sea un tabú se ve agravado por las fuertes lluvias y las difíciles condiciones de vida en el campo de refugiados.

Aquí viven más de 134.000 personas y el número va creciendo porque se van sumando los desplazados por las inundaciones, se estima que el 90% de la población ha perdido su vivienda a causa de ellas.

Bentiu y Rubkona son las dos últimas ciudades en pie a las que pueden llegar los refugiados en el Estado inundado, lo que significa que las mujeres y niñas desplazadas no tienen intimidad, seguridad ni recursos para manejar la menstruación.

 Nyaken Tuor comenta como se vive en los campos de refugiados, las niñas y las mujeres no tienen donde ir al baño, “expresa antes nos metíamos entre los arbustos para tener más intimidad, pero desde las inundaciones ya no pueden hacerlo, tienen que usar las letrinas sucias y corren el riesgo de una infección; en las duchas no puedes ponerte de cuclillas para asearte porque te pueden ver desde el exterior”

Esta es la realidad que se vive en Sudan del sur; recientemente se enfrentaron a un brote de hepatitis E.

Muchas veces las niñas son objeto de burla en la escuela y toman la decisión de casarse a muy temprana edad para que su marido le compre compresas. Los baños de la escuela son antihigiénicos, no tienen puertas las niñas están expuestas no tienen intimidad.

El 90% de las cabeza de familia son mujeres, esto significa si una mujer no puede trabajar debido a la regla su familia corre el riesgo de irse a dormir con el estómago vacío. Muchas mujeres no tienen ropa interior ni compresas para usar durante la menstruación, en la población femenina un 80% no puede permitir comprarlas.

Esta es la realidad que muchas mujeres viven en este país a diario, como es posible que aun en pleno siglo XXI esto siga sucediendo, que hacen las autoridades para paliar esta desigualdad,  donde están los derechos humanos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar