fbpx

Sigourney Weaver: “Es raro ver nuestras historias de paso a la vida adulta recogidas en la gran pantalla”

Autor: Pikara Magazine

La actriz estrena la película ‘Sueños de una escritora en Nueva York’. En la entrevista, realizada en la Berlinale, ahonda en la sororidad intergeneracional y en su deleite en la lectura en tiempos de comunicación fast food.

La imagen de la teniente Ellen Ripley abriéndose paso con un lanzallamas en entregas sucesivas de Alien es una metáfora muy gráfica de lo que ha sido la carrera de la estrella que le da vida, Sigourney Weaver (Nueva York, 1949). Esta actriz aupada inicialmente en el teatro, inició su senda en Hollywood como una rara avis. Su metro 82 centímetros dificultaba a los estudios, tan propensos a encasillar, otorgarle una etiqueta. Ese inconveniente de partida se convirtió con el tiempo en una ventaja que hizo aflorar su versatilidad y le procuró papeles atípicos en el cine de acción. De su pesadilla a bordo de la nave Nostromo a Los cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984), pasando por El bosque (M. Night Shyamalan, 2004) y Avatar (James Cameron, 2009), el cine de terror y de ciencia ficción tiene en la neoyorquina a uno de sus más icónicos referentes. En películas dramáticas como Armas de mujer (Mike Nichols, 1988) y La tormenta de hielo (Ang Lee, 1997), sus papeles se han caracterizado por una aparente frialdad, redomada inteligencia y estoicismo que también transmite al último personaje con el que llega a nuestras pantallas, el de la editora literaria Phyllis Westberg, quien al frente de Harold Ober Associates, una de las más celebradas agencias literarias de Estados Unidos desarrolló bajo su ala las carreras de, entre otros, JD Salinger.

El 4 de junio se estrena Sueños de una escritora en Nueva York, donde se desmenuzan las memorias de una joven secretaria que, bajo las órdenes de Westberg, se hizo cargo en la empresa de la correspondencia del autor de El guardián entre el centeno y Franny y Zooey. La propuesta del director Philippe Falardeau le sirvió a Weaver durante esta entrevista promocional en la Berlinale para ahondar en la sororidad intergeneracional y en su deleite en la lectura en tiempos de comunicación fast food. No en vano, su nombre real es Susan Alexander, pero lo cambió por el de un personaje secundario de El gran Gatsby tras leer la novela de Francis Scott Fitzgerald a los 11 años.

¿Consideras Alien tu Guardián entre el centeno, en el sentido de que te supuso tanto la entrada en el séptimo arte por la puerta grande como el encasillamiento?
La teniente Ripley nunca ha supuesto un freno a mi carrera. Creo que es mi altura la que tiene la culpa de que no haya protagonizado más historias de amor. Y eso que se me dan muy bien. En breve estrenaré una adaptación de la novela de Ann Leary Una buena casa, en la que, por cierto, interpreto a una alcohólica, pero todo el mundo tiene problemas… Ha sido muy divertido reencontrarme con Kevin Kline tras Dave, presidente por un día (Ivan Reitman, 1993) y La tormenta de hielo. Cuando yo empecé nadie hablaba de sagas ni de secuelas. Ni siquiera estaba muy interesada en el cine cuando acepté Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979). En ese momento estaba muy enfocada en el teatro. Aquella película de ciencia ficción no hizo más que abrirme puertas. Quizá otras se han cerrado, pero no fueron importantes.

La película de Ridley Scott te convirtió en la primera heroína de acción moderna. ¿Consideras que sin Ripley no habría hoy tantas mujeres en el cine de puñetazos y explosiones?
Oh, por supuesto que existirían. Solo tienes que mirar atrás, al tiempo de los pioneros, en el salvaje oeste las mujeres se quedaban al frente de los ranchos, armadas con pistolas. El cine de acción protagonizado por mujeres se habría abierto paso.

En la ceremonia de los Oscar 2020, acompañada de Gal Gadot y Brie Larson reivindicaste la condición de superheroínas de todas las mujeres. ¿Te sientes satisfecha con el trato que reciben tus compañeras de profesión en Hollywood en la actualidad?
Sí, ahora ha mejorado bastante la representación femenina. Cuando dije aquello en los Oscar, realmente lo creía: las mujeres sostenemos al mundo, cuidamos de las familias y de las personas mayores. Cuando se produce un desastre climático, estamos en primera línea, así que me reitero: somos heroínas.

Hillary Clinton abrió una puerta con su candidatura a las elecciones presidenciales. ¿Qué opinas de la presencia femenina en la política estadounidense?
Hillary era la persona más preparada para aspirar a la presidencia. A continuación, vivimos cuatro años de estupor.

Leí en una antigua entrevista que piensas que el hecho de no haber participado en demasiadas películas románticas es la razón de que sigas trabajando.
Nunca fui un objeto sexual. Creo que después de Alien la industria no sabía muy bien qué hacer conmigo. Yo tenía un perfil de cómica, y he hecho algunas comedias. Nunca me canso, son lo mío, pero las historias de amor… ¡Es que era más alta que los productores! Cuando pensaban en el ideal de actriz para esos papeles les venía a la cabeza la imagen de una mujer menuda, rubia y de ojos azules. Han hecho falta cabezas pensantes muy originales para creer que yo podía interpretar ciertos papeles. No era una opción lógica. Siempre fui una alternativa extraña.

Hablando de comedia, tu nueva película combina el humor con la tragedia.
El humor de la película es delicioso. La manera en que todos estos geeks de los libros se hablan entre ellos nos da acceso a un mundo entrañable y extraño. Adoro el humor de mi personaje, es muy seco, muy cortante. Ella emplea ese recurso para distanciar a la gente. No tengo la oportunidad de interpretar a muchos personajes así. Siempre me ha gustado la comedia, más que ningún otro género, y la oportunidad de formar parte de una película que es tan divertida como relevante, es muy importante. El enero pasado rodé un episodio de la serie Call My Agent y de nuevo hay humor, así que estoy en racha.

¿Tú también usas el humor como arma?
Me gusta hacer reír a la gente, me van la mordacidad y la ironía. Lo uso como arma, pero no de tipo afilado, más bien como un pequeño bastón (risas). No hay demasiado humor en este mundo, así que es divertido servirse de él como escapatoria.

¿Recibes cartas de admiradores y admiradoras?
Donde más tiempo paso con los fans es en las ComicCon. En esos eventos vienen junto a sus padres y hermanos y la cita se convierte en una visita familiar (risas). Es increíble comprobar cómo unen a tantas personas películas como Alien o Los cazafantasmas. Siempre me emociona. Pero si llegase una carta a mi domicilio postal, nunca la leería, porque he de mantener unos límites. Si es en una promoción, normalmente me piden una foto, lo cual no es molestia. Hay una persona que trabaja para mí y lee las cartas que recibo. Soy un poco como mi personaje en la película (risas). Mi manera de responder es intentando hacerlo lo mejor posible en cada película y enviar mensajes a través de ellas.

¿Cuáles son los que querías enviar a través de esta película?
Esta película aboga por la lectura y por perseguir tus sueños de juventud. Y plasma la mentorización que llevan a cabo mujeres adultas con jóvenes y lo que ese intercambio supone para ambas. Es una dinámica habitual, pero el cine no suele reflejarla. Las películas suelen abordar coming of age masculinos. Es raro ver nuestras historias de paso a la vida adulta recogidas en la gran pantalla.

Imagen: https://www.lacosacine.com/tv/sigourney-weaver-prepara-una-nueva-serie-con-amazon/

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar