fbpx

Si comes carne de Brasil, estás jodiendo tu presente y tu futuro: Como se arrasa el Amazonas con la industria de la carne.

Los incendios forestales que afectan a la selva amazónica ocuparon las portadas de todo el mundo y en las redes sociales muchos publican consejos para ayudar a frenar esta emergencia. Esos incendios tenían unos posibles culpables: Los grandes empresarios del sector cárnico y sus amigos del Gobierno fascista de Bolsonaro, el presidente dictador de Brasil

La crisis está lejos de ser accidental. Es de conocimiento público que muchos maderero y ganaderos provocan incendios para despejar tierras para crecer sus negocios. Esta industria ha sido alentada por el presidente Jair Bolsonaro, quien durante su campaña llegó a afirmar que “el indio ya tiene demasiada tierra”.

La industria de la carne en Brasil es fuerte. De hecho, el país sudamericano es el mayor exportador mundial de carne de res y proporciona cerca 20% del total de las exportaciones mundial, una cifra que podría llegar a aumentar en los próximos años, según la CNN.

Entre los países que han contribuido al crecimiento de la industria de la carne de res están Hong Kong y China. Solo estos dos mercados con su fuerte demanda representan casi el 44% de las exportaciones de carne de res de Brasil en 2018.

Por eso  Finlandia hizo una propuesta inteligente: puso sobre la mesa la primera propuesta para ‘frenar’ una actividad que favorece la deforestación en el Amazonas brasileño. El ministro de Finanzas del país nórdico, Mika Lintilä, ha propuesto a la Unión Europea que se prohiban las importaciones de carne de vacuno procedentes de Brasil en respuesta a los incendios que afectan estos días a la zona del Amazonas y que ya han arrasado miles de hectáreas.

El responsable económico del Gobierno finés condenó la «destrucción masiva» de la selva amazónica y ha instado a las instituciones comunitarias a estudiar «urgentemente» si es posible frenar las importaciones de carne de vacuno de Brasil al bloque comunitario en respuesta a los fuegos. 

La próxima vez que vayas a comprar carne, no lo hagas si procede de Brasil. Esa carne no sólo está contribuyendo a la destrucción del Amazonas, es el origen de una industria que explota a las personas y maltrata a los animales a los que después sacrificará. Comprar carne de nuestra tierra, es la mejor opción.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar