fbpx

La revolución de la impresión 3D: los consumidores pasarán a ser también productores

La tecnología nos está cambiando el mundo a gran velocidad. Una de las tecnologías que puede convertirse en disruptiva, es decir de provocar enormes cambios en pocos años, es la industria aditiva, la que se basa en la fabricación de los productos con impresoras 3D.

Las ventajas de esta nueva tecnología de fabricación son muchas: se consigue la fabricación individualizada, el consumidor se convierte ahora en productor, permite crear objetos personalizables, sus costes son muchos menores que la industria tal y como la conocemos hoy, no genera los residuos, ni procesos contaminantes, las máquinas (impresoras 3D) funcionan con electricidad, que podría ser de origen renovable, generaría un enorme cantidad de pequeñas empresas y de nuevos emprendimientos que podrían competir con las grandes multinacionales, pero sobre todo y para nosotros es lo más importante: distribuye la riqueza y logra promover un nuevo concepto de economía soberana, es decir el autoabastecimiento de una región o país que va más allá del autarquía vinculada a la pobreza. 

Por eso este modelo industrial que está dando sus primeros pasos supone un desafío al modelo productivo actual, desde cómo diseñamos, fabricamos o hacemos llegar los productos al consumidor hasta la protección de la propiedad intelectual o seguridad. hasta el punto de socavar las economías de escala, cuestionando la necesidad de fabricar cientos o miles de unidades para abaratar el producto y que finalmente llegue al consumidor.

Uno de los principales escollos para su generalización está en los materiales que debe usar para la fabricación (lo que sería la tinta de la impresora). Estamos en el proceso de probar y   uso de  nuevos materiales como cerámica, vidrio o titanio. Las aplicaciones son cada vez más reales y beneficiosas como la impresión de casas, de muebles, de ropa, e piezas para motores e incluso para tejidos humanos y huesos. Y todo ello  con un mejor comportamiento que las producidas con medios tradicionales.

Los beneficios de esta producción también nos acerca a un mundo mejor. ¿podremos disponer de la capacidad de fabricar cualquier objeto que nos sea necesario? Quizás en casa lo más pequeño, y los más grande, por ejemplo nuestros muebles quizás solo tengamos que enviar a cualquier empresa-fábrica de productos aditivos un diseño que nos ha gustado y al que le hemos introducido algunas mejoras y cambios que lo personalizan, para que ellos lo impriman cerca de nuestra casa y lo vayamos a buscar en sólo unas pocas horas y a un precio mejor porque ni siquiera tenemos intermediarios comerciales. Sería la soberanía de la producción industrial para cualquier zona, región o país que le suponga no depender de la importación de productos externos

Muchas de todas estas cosas ya están ocurriendo. No es ciencia ficción.

Además también escribimos sobre esta tecnología en: https://www.elsolidario.org/soluciones-al-pesimismo-de-la-pandemia-el-gran-cambio-que-traera-de-la-industria-aditiva-la-impresion-3d

También puedes visitar nuestro vídeo en el canal de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=1OvnC8SBwRc&t=12s

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar