fbpx

Retroceso democrático en México: ¿para bien o para mal?

México vive hoy un retroceso democrático bajo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Eso es seguro. Lo que no lo es tanto es si se trata del reinicio y puesta en marcha de una democracia más auténtica, o si por el contrario avanzamos hacia un nuevo régimen autoritario. Hoy las señales que da el gobierno sugieren que el segundo escenario es más probable. En los últimos meses, AMLO parece estar más interesado en poner bajo su control a las instituciones democráticas que en reformarlas para hacerlas más autónomas y eficientes.

Empecemos por lo evidente: las señales de un retroceso democrático en México están por doquier. Me detendré en dos.

La primera son los constantes ataques de AMLO y su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), al Instituto Nacional Electoral (INE) y a últimas fechas al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Juzgue usted: el pasado 28 de abril en su diaria conferencia matutina el presidente declaró que el “TEPJF y el INE fueron creados para que no haya democracia”. Sorprende escuchar a un líder electo hablar así, uno además ha aprovechado al máximo las libertades y oportunidades que trajo la transición democrática (1977-1996). La razón de su molestia fue la orden del INE a MORENA, respaldada por el tribunal, de cambiar de candidatos a la gubernatura de los estados de Guerrero y Michoacán. El problema fue que los candidatos originalmente designados no presentaron sus gastos de precampaña ante el INE tal como estaban obligados. En consecuencia, el instituto les impuso el castigo que la ley señala: la cancelación de sus candidaturas. El enojo de AMLO fue mayúsculo: “¿Ustedes creen que los consejeros del INE o los magistrados del tribunal son demócratas? Yo digo: no, al contrario, conspiran contra la democracia” . Su malquerencia contra los consejeros y magistrados no es de nuevo cuño. Se remonta a sus derrotas en las elecciones de 2006 y 2012, las cuales nunca aceptó bajo el bulo del fraude electoral.

La segunda señal de retroceso democrático es lo que está sucediendo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que de a poco está siendo colonizada por el poder ejecutivo. Todo empezó con la remoción del ministro Eduardo Medina Mora en 2019, quien renunció a su asiento al parecer empujado por una investigación sobre su patrimonio por autoridades federales. Medina Mora dio un paso a un lado con suma discreción y cedió su asiento en la corte a la hoy ministra Margarita Ríos Farjat, nominada por AMLO al Senado (que controla MORENA).

Fuente: https://www.opendemocracy.net/es/retroceso-democratico-mexico-para-bien-para-mal/

Fuente de la imagen: https://www.eluniversal.com.mx/blogs/observatorio-nacional-ciudadano/2016/12/2/desconfianza-politica-en-mexico

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar