fbpx

Querer vivirlo todo

El pasado lunes 27 de septiembre se celebraba el Día Mundial del Turismo en un momento en el que esta actividad ociosa parece no conocer límites. Las formas y motivaciones por las que viajar han evolucionado desde que generaciones pasadas contaran con los dedos de una mano las veces que habían salido de su tierra.

Si algo tienen en común los viajes de hoy es la búsqueda de emociones fuertes de las que la rutina nos priva. Anhelamos vivirlo todo, no dejar nada por probar. Este ansia insaciable en ocasiones nos ciega, impidiéndonos ver el impacto de nuestras aventuras. En menos de dos semanas han confluido acontecimientos que deberían hacernos reflexionar sobre a qué precio viajar.

¿Qué tienen en común una educadora experta en ciencias, una asistente médica y un ingeniero? Ir a bordo del primer vuelo espacial formado íntegramente por civiles, cuando no habían transcurrido ni 2 meses desde el pique galáctico entre Jeff Bezos y Richard Branson. Comandada por el multimillonario Jared Isaacman, nuestra tripulación despegaba de Cabo Cañaveral el pasado 15 de septiembre. Tras alcanzar una altura de 575 km sobre la superficie terrestre, amerizaba frente a la costa de Florida. Efectivamente, al turismo espacial no se le ha ocurrido mejor momento para aparecer que ahora que tratamos de hacernos a la idea de coger menos aviones y más trenes, de comer menos carne y más verdura. Con la que está cayendo en nuestro planeta, esta nueva atracción turística (afortunadamente aún al alcance de unos pocos bolsillos) resulta cuestionable.

Pocos días después, y de nuevo con los pies en la tierra, las imágenes de la erupción del volcán de La Palma recorrían el mundo a la misma velocidad con la que se compraban pasajes con destino la isla bonita. Para más de una y de uno sería la primera vez que la localizaban en el mapa, y no con la intención de desplazarse allí para colaborar. El argumento es recurrente: “Puede que no haya otra ocasión en la vida para verlo”. El drama se oculta bajo la lava ante miradas desoladas que lo que menos necesitan es la compañía de miradas curiosas. Vecinas y vecinos afectados hacen un llamamiento al respeto en estos momentos dolorosos. La Palma ha sido y será una isla acogedora con la persona forastera, pero ahora mismo se encuentra en shock intentando asimilar lo sucedido.

Turismo sí, pero turismo respetuoso con el planeta y con quienes habitan sus rincones. No todo vale a cambio de experimentar emociones, que antes o después serán desterradas a huecos recónditos de la memoria a medida que nuestros sentidos capten nuevas sensaciones. Qué contradicción es querer dar la vuelta al mundo (o al universo, puede que debamos empezar a decir) cuando pocas sensaciones son comparables a la de saber cuál es nuestro lugar en el mundo en cada momento.

Fuente: Hernández Bernal, Jorge. “¿Cuál es la huella ecológica del turismo espacial?”. The Conversation: https://theconversation.com/cual-es-la-huella-ecologica-del-turismo-espacial-164824

Imagen de INSPIRATION 4/REUTERS (extraída de El País): https://elpais.com/ciencia/2021-09-15/el-millonario-jared-isaacman-viaja-hoy-al-espacio-con-tres-amigos-en-una-nave-pilotada-por-el.html

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar