fbpx

Putin y China se alían en la nueva «Guerra Fría».

Autor: Arian José Alonso Luis

Durante una conversación telefónica con su homólogo chino, Xi Jinping, el presidente ruso, Vladímir Putin, dio este jueves su apoyo a la Ley de Seguridad para Hong Kong. Según Putin, «Rusia respalda firmemente los esfuerzos de China para proteger la seguridad nacional en la región administrativa especial de Hong Kong». Así lo aseguró el Ministerio de Exteriores chino citado por la agencia Xinhua.

El mandatario ruso dijo también que está en contra de «cualquier provocación que socave la soberanía china» y que «China puede garantizar la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong a largo plazo». Así mismo, Putin aseguró que su país «considera las relaciones con China de máxima prioridad, y continuará promoviendo la cooperación entre los dos países en todas las áreas, fortaleciendo además los vínculos estratégicos y la coordinación en el seno de la ONU para salvaguardar la estabilidad estratégica y la seguridad en el mundo».

Aunque por más de un año China mantuvo en bajo perfil su guerra comercial con Estados Unidos, desde hace más de un mes lanzó su maquinaria de propaganda contra Washington. Putin, por su parte, acusó esta semana a Washington de padecer de un «egoísmo económico desenfrenado» y criticó los «esfuerzos» de la Casa Blanca para frenar un gasoducto ruso a Europa y la «campaña» contra Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones que enfrenta severas sanciones en EE.UU.

Los dos mandatarios rechazaron de forma unánime la «interferencia de otros países» en sus asuntos internos, algo que, según convinieron, se debe «prevenir», en evidente referencia a Hong Kong. Gracias a la nueva ley, China podrá estrechar aún más el control sobre la región. Contempla no solo una prohibición estricta del activismo separatista con duras penas, sino también una rendición total de cuentas ante el Gobierno de Pekín. Sus defensores creen que protegerán al Estado chino de la injerencia extranjera y fortalecerá la seguridad nacional. Sin embargo, las libertades de los ciudadanos de la antigua colonia británica corren un serio peligro.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar