fbpx

La publicidad como herramienta manipuladora

Autor: Jorge Rivera

Desde años atrás las grandes pantallas son el principal atractivo de gran parte de la población. Este tipo de atractivo es un arma de doble filo ya que se reflejan mensajes desencadenan efectos negativos de comportamientos. Antiguamente la televisión era la tecnología más utilizada para la sociedad pero ahora son las redes sociales, quienes han cogido mayor fuerza.

Ante esta problemática analizamos los continuos mensajes subliminales que pueden lanzar en un programa, en un vídeo de un/a youtuber, etc. Normalmente nos encontramos casi siempre con el mismo contenido en publicidad, la comida, las apuestas, el negocio online, entre los más destacados. Las principales empresas financian de manera multimillonaria a sus “anchas”, sin ninguna regulación por parte de las autoridades públicas.

Las reflexión que debemos hacer son las siguientes:

¿Quién ha escuchado a una persona que le interese el deporte si ha realizado alguna apuesta? La mayoría de los casos suelen estar en personas en riesgo de exclusión social, casi en cualquier barrio o un lugar con gente en situación de necesidad. En todos esos lugares de exclusión existen casinos o casas de apuestas que puedes observar que se encuentran como ocio de las personas sin recursos.

¿Por qué los/as niños comen «comida» malsana? La respuesta es clara, si el Rubius con millones de seguidores patrocina la Fanta como un refresco que el consume, los/as pequeños consumirán los productos que su referencia haya consumido. Está claro que existe una problemática cada vez más preocupante derivado por los resultados del último estudio ALADINO, que mide el grado de actividad física y el sobrepeso en etapa infantil que existe en nuestro país.

Mi reflexión es clara: Las empresas se aprovechan de la situación social de las personas, ya que su principal motivación es ganar más dinero.

A todo esto hay que sumarle que por culpa de Internet, cada día la IA (inteligencia artificial) nos conoce más que incluso a nosotros/as mismos/as. 

También puede interesarte los contenidos de:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar