fbpx

Propuestas para una educación ecosocial tras la pandemia de la COVID-19

Autor: Ecologista en Acción

Hasta hace poco, a pesar de tratarse de un problema indiscutible, la profundidad de la crisis ecológica ha permanecido invisibilizada y apartada del debate social y político. Así, las repercusiones de esta crisis sobre la vida humana, la economía y la política han pasado desapercibidas para la gran mayoría. Este año, la pandemia de la COVID 19, así como otros sucesos excepcionales que han acontecido como los incendios en Australia, la plaga de langostas en Yemen y el cuerno africano, etc, han puesto de relieve la gravedad y magnitud del problema en el que nos encontramos.

Es necesario repensar la educación para entender el momento que nos toca vivir y tratar de revertir los problemas que vienen o ayudar a paliar sus  efectos.

Tenemos que asumir que la manera hegemónica de desarrollo de las sociedades se ha producido de espaldas a las bases materiales que sostienen la vida humana. Es importante entender que somos seres ecodependientes, es decir, dependemos de la naturaleza de la que obtenemos todo lo que necesitamos para vivir. La naturaleza está sujeta a límites físicos, por lo que nuestra vida humana también está sujeta a límites. Esto implica que nada, ni siquiera nuestra economía, puede crecer de manera indefinida.

Pero además de ser seres ecodependientes, somos seres interdependientes. La vida de cualquiera de nosotras y nosotros en solitario es imposible, ningún ser humano puede vivir solo ya que vivimos en cuerpos vulnerables que necesitan de cuidados y atenciones a lo largo de toda la vida.

Creemos que es fundamental apostar por una educación que luche por conseguir el bienestar para todas y todos, tomando consciencia de nuestra radical ecodependencia y las interdependencias que nos permiten estar vivas. La educación tiene que construirse sobre los pilares que sostienen la vida en un planeta que tiene límites físicos y que cada vez está más sobrepasado. Una educación que sitúe la vida en el centro de la reflexión y de la experiencia, que permita vincularse al territorio próximo y a la comunidad, que desenmascare y denuncie el actual modelo de desarrollo y permita imaginar, construir y experimentar alternativas.

Una educación centrada en el cuidado de la vida puede jugar un papel fundamental en el cambio de paradigma civilizatorio, que cada vez es más urgente. Queremos educar para poner la vida en el centro.

Nos preocupa seriamente la situación del planeta Tierra y de las personas que en él habitamos, por lo que hemos elaborado una serie de propuestas que sirven para potenciar una educación ecosocial desde diferentes niveles.

Interrelaciona

  • Piensa sobre los contenidos que tienes que explicar para priorizar aquéllos que consideres que tu alumnado deba conocer para aprender el cuidado de la vida y la Tierra.
  • Fomenta las alianzas con las familias favoreciendo que se impliquen en la labor educativa (una buena práctica de esto puede ser el trabajo con Comunidades de Aprendizaje).
  • Haz de los comedores espacios educativos en sí mismos; gestión colectiva, alimentos locales, de temporada, etc. que permitan procesos de aprendizaje de la comunidad educativa.
  • Recuerda que las emociones son un elemento central en el aprendizaje y que necesitamos que sea vivencial para que esto se produzca.

Imagina

  • Utiliza la creatividad para hacer propuestas que permitan cuidarnos y buscar soluciones.
  • Respalda la importancia de la educación no formal impulsando iniciativas que puedan valorarse socialmente (Ej: Huerto comunitario).
  • Renaturaliza tu centro, utiliza los espacios que hay al aire libre y habítalos.
  • Aprovecha el entorno cercano para educar en el territorio conociéndolo, defendiéndolo y cuidándolo.
  • Asume los límites de la tecnología e imagina o recupera otros recursos para enseñar.

Impulsa

  • Potencia la creación o la continuidad de grupos activistas en tu colegio (asambleas ecofeministas, grupos ecologistas, etc).
  • Promueve la creación de redes de apoyo mutuo en la comunidad educativa, creando grupos que conviertan los problemas individuales en retos  colectivos.
  • Refuerza la escuela en su importante papel social (como generador de cambios sociales y compensador de desigualdades).
  • Impulsa proyectos Aprendizaje y Servicio carácter ecosocial.
  • Apoya las iniciativas que reivindiquen una reducción de la ratio.

Interróga(te)

  • Organiza encuentros para debatir en la comunidad educativa cómo podemos hacer frente a la situación que vivimos y las que pueden venir en el futuro.
  • Educa en la incertidumbre y para ser resilientes estando preparadas y preparados para las situaciones que pueden darse en el futuro.
  • Recuerda que ninguna pauta de consumo puede considerarse moralmente aceptable si es imposible de universalizar, es decir, si sólo puede disfrutar de ella una minoría, en tanto que la mayoría quede excluida de ella.
  • Aprovecha para reflexionar y valorar el conocimiento que hay en tu comunidad educativa y los trabajos esenciales que hasta ahora han sido invisibilizados. Por ejemplo, durante la pandemia hemos tomado conciencia de la importancia del trabajo de las personas que cultivan el campo y  cosechan los alimentos, de las que transportan las mercancías y de aquéllas que atienden en las tiendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar