fbpx

PP, PSOE y CIUDADANOS se centran en proteger a Felipe VI ante la vorágine de la investigación del rey emérito

Se intensifican los mensajes para distinguir su actuación de los negocios de su padre y tratar de mantener limpia su imagen .

Nadie pudo salir ayer al rescate de Juan Carlos I. Ni siquiera los dos partidos que se han alternado el Gobierno de España y que han apoyado siempre la Corona casi en todas las circunstancias. Por acción o por omisión. Con su respaldo activo en el proceso de abdicación o su silencio tras la caída del anterior monarca en Botsuana, sobre su relación íntima con Corinna  o la causa judicial contra Iñaki Urdangarin. 

Ese blindaje histórico se ha resquebrajado únicamente ahora. Las primeras dudas llegaron cuando empezó a conocerse la existencia en Suiza de dinero del Rey Emérito, fruto de un presunto regalo de 65 millones de euros del rey Abdulá de Arabia Saudí, que finalmente acabó en manos de Corinna. Y ahora se han intensificado con la investigación judicial sobre si esa cantidad procede de comisiones pagadas por empresarios españoles por la adjudicación del AVE a La Meca. Y se han agravado después de que un presunto testaferro del Rey haya declarado que no pagó impuestos por el dinero y que firmó un acta para crear la sociedad opaca donde le transfirieron esos fondos, según publican El Español y El Confidencial.

Ha sido una evolución lenta pero sin pasos en falso en la que PP y PSOE han anclado sus decisiones a un hecho trascendental para la monarquía española: el repudio público de Felipe VI a su padre, la renuncia a su herencia y la retirada de la asignación prevista para él en los presupuestos, que se produjo en marzo pasado. A partir de ese momento, PSOE y PP se han olvidado también del Emérito.

Cuando el actual Rey rompió con su padre lo alabaron. Ahora tras las novedades sobre Juan Carlos I, el fraude fiscal y las dificultades para demostrar de dónde viene ese dinero, se han volcado en protegerlo. El Gobierno se concentró ayer en aislar a Felipe VI de la oscura mancha que amenaza la monarquía. La misma actitud tiene el PP y Ciudadanos. Cada uno desde su espacio han constituido para el Rey un cordón sanitario. Para que Felipe VI no pague el pato de los desmanes de su padre. 

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, transmitió alto y claro que «todos somos iguales ante la ley», pero se esforzó por distinguir los hechos por los que Juan Carlos I está siendo investigado -en España y en Suiza- del proceder de Felipe VI que, recordó, ha rehusado el legado de su progenitor. Ante la Justicia, señaló, cada uno responde «de forma individual» y el «alcance» de lo que hemos conocido «llega hasta las personas directamente involucradas», en referencia al Rey Emérito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar