fbpx

¿Por qué no se puede establecer límites entre el que más gana y el que menos gana en una empresa?

La diferencia entre el que más gana y el que menos gana en el seno de una empresa es una medida para promover el reparto de la riqueza.

La diferencia salarial entre los directores ejecutivos de las empresas en Estados Unidos se ha disparado en las últimas décadas. De acuerdo al Financial Times, el salario promedio de los directivos de las 500 empresas más grandes de EEUU había alcanzado una diferencia de 295.9 veces con respecto al salario del americano típico en 2013, un incremento espectacular con respecto a la diferencia que existía en 1965, año cuyo ratio apenas alcanzaba una diferencia de 20 veces. 

Estas estadísticas son difíciles de realizar ya que las empresas intentan ocultar este ratio. Pero también muchos gobiernos, que no solo están permitiendo que incremente la desigualdad, sino que además intentan que esta no se visualice.

La idea de implantar una ratio salarial en las empresas por Ley se basa en un principio por el que han abogado muchas personas y movimientos sociales: Ningún gerente debería ganar en un mes más de lo que sus empleados ganan en un año. Se pretende que se fije una mayor aproximación de los abanicos salariales, de forma que, si una empresa decide incrementar el salario de sus directivos y con ello supera una determinada horquilla que se establezca por Ley (en el referéndum de Suiza para que esta norma se implantara la propuesta concreta fue 1:12), deberá a su vez aumentar proporcionalmente el salario de los trabajadores peor pagados.

De esta forma pueden conseguirse algunos objetivos compartidos por la mayoría. En primer lugar, reforzar la función del Estado de proteger a la parte más débil en la relación laboral –el trabajador– de posibles abusos en materia salarial, promover la cohesión económica, y por tanto facilitar una sociedad más igualitaria, próspera y justa. 

Esta medida también es un instrumento para ampliar el grado de democracia en materia de relaciones laborales al posibilitar una mayor calidad en el ejercicio de derechos en la empresa, sobre todo de carácter colectivo, por cuanto ésta debería rendir cuentas ante sus propios empleados por las retribuciones que se fijan para sus directivos, es por ello también una medida de transparencia.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar