fbpx

Pedro Sánchez afirma estar dispuesto a pactar con el PP en los ámbitos económico, sanitario y social

El Gobierno se enfrenta a un muro de vetos cruzados entre sus aliados de investidura y las fuerzas de oposición para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado.

El Gobierno empieza a flexibilizar posiciones en un intento de crear la masa crítica suficiente que le permita sacar adelante unos Presupuestos del Estado para el ejercicio 2021. Unas cuentas públicas esenciales para afrontar los graves efectos económicos de la pandemia, acceder y distribuir las ayudas que provengan de la Unión Europea e impulsar la recuperación de los sectores más afectados por el coronavirus. 

Sin embargo, su intención de «modular» los planteamientos ideológicos que recogía su pacto de coalición gubernamental con Unidas Podemos no parecen de momento suficientes para atraer a todos los aliados que necesitará para aprobar unas nuevas cuentas públicas.

El problema al que se enfrenta el Ejecutivo se denomina «vetos cruzados», o lo que es lo mismo, la incompatibilidad de base que existe entre un buen número de fuerzas parlamentarias y que convierte la aspiración de Pedro Sánchez en un ejercicio, de momento imposible, de cuadrar el círculo.

El primer partido de la oposición, el PP, una de las piedras angulares que debería sustentar el Presupuesto como base de la reactivación del país sólo está dispuesto a cerrar un pacto con el PSOE en este terreno fundamental si Sánchez abandona su «deriva» y rompe amarras con Unidas Podemos, con las fuerzas secesionistas y con los abertzales y se aviene a un pacto con las formaciones «constitucionalistas», las que defienden el espíritu de la Transición y del 78. 

En este contexto, Sánchez ha comenzado por cambiar el tono al tratar con el PP y por afirmar que está «dispuesto» a alcanzar acuerdos con el principal partido de la oposición en los ámbitos económico, sanitario y social. Unas palabras que llegan después de la la oferta de Pablo Casado para un pacto en materia económica, y que sigue la estela de otros ofrecimientos en los campos jurídico y de pensiones.

Así se lo ha dicho el presidente del Gobierno al portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, durante su cara a cara en la sesión de control, donde ha incidido en que si los populares dejan atrás la «bronca» y la «crispación» de los últimos meses, él «recoge el guante» y que hay posibilidades de entenderse.

Fuente: María Cruz y Álvaro Carvajal para elpais.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar