fbpx

«Patria; LLueve como la tarde en que te mataron», de Fernando Aramburu

Autora: Tania Falcón

Fernando Aramburu empezó el proceso de escritura de «Patria» poco después de que ETA anunciara el fin de la violencia el 20 de octubre del 2011. Cesaron los atentados y él, que había seguido muy de cerca el recorrido de la banda armada en su literatura, pudo por fin hacer una foto fija del conflicto, sin ruido de fondo y en forma de novela. La trama de «Patria» relata el impacto que el conflicto vasco tiene sobre las dos caras de la moneda y cómo la gente estándar vive en el contexto del conflicto en su día a día. Por un lado, la historia de aquellos que fueron azotados por ETA y por otro lado, aquellos que tienen algún tipo de relación personal con ellos.

El libro de Aramburu, 37 ediciones y cerca de un millón de libros vendidos, marcó un antes y un después. Dejó de ser solamente una novela para trascender a fenómeno. Desde su domicilio alemán en Hannover, Aramburu, que acaba de publicar los ensayos memorialísticos ‘Utilidad de las desgracias’ (Tusquets), asegura no tener un termómetro para medir el posible rencor de la actual sociedad vasca, pero siempre le ha resultado mucho más fácil detectar el dolor. «No hay más que escuchar o leer los mensajes que difunden a menudo quienes lo padecieron», asegura.

Después de escribir la novela, se produjo la serie basada en el libro que se estrenó el pasado septiembre. Patria, que está producida por HBO Europe con la colaboración de HBO Latinoamérica, es la primera producción europea de HBO que se estrena en Europa, América Latina y Estados Unidos simultáneamente. Las críticas dicen que la serie es el perfecto del equilibrio sobre la cuerda tendida con inteligencia y sensibilidad por Aramburu. Se resuelve la intriga, una de las cosas que atormentan a la protagonista: quién aprieta el gatillo. Pero lo esencial son esos renglones que sangran tinta bajo la lluvia. Todos esos momentos y las lágrimas de Bittori no se pierden en el tiempo, lejos de abandonarse al dolor se siente en paz y con ese humor tan lleno de amor que no puede ser negro: «Caliéntame la tumba como me calentabas antes la cama».

«No percibo una voluntad social mayoritaria de darle un cierre pedagógico a la historia que tuvimos», dice, y afirma que no le consta que se haya producido un encuentro, un congreso, un acto reparador a ese efecto. «Lo que veo es que el proyecto en nombre del cual ETA asesinaba persiste y que las reivindicaciones de sus numerosas víctimas no reciben la atención debida. En cuanto a la literatura, no creo que sus posibles cultivadores puedan quejarse de falta de material narrable», narra Aramburu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar