fbpx

Oxfam Intermón advierte que los ingresos fiscales en América Latina podrían caer en 113.400 millones de dólares.

Autor: Oxfam Intermón.

América Latina, la región más desigual del mundo, se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemia. A la grave situación sanitaria, se suma una crisis alimentaria y económica que amenaza con tirar por la borda los progresos sociales de los últimos años. Los esfuerzos de los Gobiernos para combatir el coronavirus y salvar vidas se están viendo frustrados por la desigualdad, profundamente arraigada. Esta situación está provocando que el virus ahonde aún más en la enorme brecha entre los más ricos y el resto de la población, según se desprende del informe “¿Quién paga la cuenta?”, publicado hoy por Oxfam (Oxfam Intermón en España). 

El documento denuncia que, ante este grave escenario, los gobiernos de América Latina no están aplicando medidas fiscales que graven de forma decidida tanto la riqueza individual como los beneficios de grandes corporaciones, lo que está socavando su lucha contra el coronavirus, la pobreza y la desigualdad. Oxfam Intermón estima que América Latina perderá 113 .400 millones de dólares en ingresos fiscales este año debido a la COVID-19, cantidad que equivale al 59 % del gasto en salud pública de la región

La inversión pública en salud de los países de América Latina es del 4% del PIB como promedio, la mitad de lo que destinan los miembros de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos). Después de décadas de privatizaciones y de falta de inversión, la situación de los sistemas de salud en América Latina dificulta enormemente el freno de la pandemia.  

“El virus se ha expandido por América Latina por la desigualdad, ejemplificada por la enorme economía informal de la región y su falta de redes de seguridad, y por los Gobiernos que no gravan suficiente la riqueza y el capital. La población se enfrenta a un dilema: quedarse en casa y pasar hambre o arriesgarse y salir a intentar ganarse la vida. Las grandes fortunas tienen una enorme deuda con nuestras sociedades y ya es hora de que paguen la justa parte que les corresponde», señala José María Vera, director ejecutivo interino de Oxfam Internacional. 

Hasta 52 millones de personas podrían caer en la pobreza como consecuencia de la pandemia, un retroceso de 15 años. Un total de 140 millones de personas, alrededor del 55 % de la población activa, se encuentran en la economía informal. Este fenómeno afecta especialmente a las mujeres, que además tienen que cargar con la responsabilidad de los cuidados -asumen el 77% del mismo-.  Según la OIT, es también la región en la que más empleo se va a destruir. Será, por tanto, una de las regiones del mundo más afectadas por la crisis económica.

En contraste, la fortuna de los 73 milmillonarios de América Latina aumentó en 48.200 millones de dólares desde el comienzo de la pandemia, incluso ahora, cuando la región es una de las más afectadas del mundo, según la organización. 

La región ha visto surgir en promedio un nuevo milmillonario cada dos semanas desde marzo, mientras que millones de personas siguen luchando contra la enfermedad, dificultades económicas extremas y para poder poner comida en la mesa durante los confinamientos, con los hospitales al borde del colapso.  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar