fbpx

Operación Gideón: entre la opereta y el teatro del absurdo, de esa vena abierta sangrante de América Latina llamada Venezuela.

Foto de portada: Miembros de las fuerzas especiales venezolanas de guardia frente a una de las lanchas capturadas en la fallida incursión del domingo 3 de mayo. Manaure Quintero/Reuters

En la peor tradición golpista latinoamericana, un grupo de soldados venezolanos y estadounidenses, comandados por dos ex boinas verdes del ejercito de Estados Unidos, han vuelto a protagonizar una opera bufa que añade más caos a la situación política de Venezuela.

Jordan Godreau, un exsargento estadounidense con experiencia como contratista de defensa en Oriente Medio ha sido el supuesto líder y “cerebro” de una operación militar destinada a entrar en Venezuela, tomar el palacio presidencial de Miraflores, secuestrar al presidente Nicolás Maduro y llevarlo a Estados Unidos. El objetivo era juzgarlo en EEUU por supuestos delitos de narcotráfico y cobrar la recompensa que ofrece el gobierno estadounidense por él. Como dice la crónica del periódico estadounidense The New York Times que relata el episodio, muchos guiones de acción de Hollywood tienen menos imaginación.

El contacto entre el entorno del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó con Jordan Godreau, a través de Juan José Rendón, político venezolano al que le persiguen fiascos políticos muy considerables es una de las claves de la información del New York Times y The Guardian. Antes de este episodio, Rendón había sido estratega de campaña en la reelección del presidente colombiano Juan Manuel Santos. Tuvo que dimitir después de que lo acusaran de recibir dinero del narco colombiano para la campaña. Según the New York Times este hombre de confianza de Guaidó en EEUU, contrató a la empresa de seguridad Silvercorp de Godreau para preparar una posible intervención militar en Venezuela contra el gobierno de Maduro. En su página web, Silvercorp alega haber realizado tareas de protección para el mismísimo Donald Trump, algo que la Casa Blanca desmintió, tras conocerse los detalles de la fallida aventura de derrocar al presidente Maduro. Godreau ataca a Rendón por no haberle pagado los 1,5 millones de dólares prometidos por está operación. Y el hombre de confianza de Guaidó en EEUU, niega haberse comprometido con él, aunque si admite contactos y conversaciones con él mismo en Florida y el pago de 50.000 dólares al principio de sus contactos. 

La relación entre Juan José Rendón y Jordan Godreau, la naturaleza y alcance de sus conversaciones es sin duda una de las cuestiones mas oscuras en toda esta situación. ¿Quién miente? Muy probablemente lo hagan los dos, pero es difícil saber hasta qué punto cada uno.

El resultado de está operación, ha sido la muerte de 8 de los integrantes del operativo y la detención de una buena parte de lo que quedo del comando terrorista o militar según se vea (según que gobierno haga las declaraciones, si el del Palacio de Miraflores o el que se asienta en el Congreso Nacional de Venezuela), que nunca llegaron ni siquiera a desembarcar en territorio venezolano y fueron «neutralizados» en alta mar según el ejercito venezolano. 

El presidente encargado Juan Guaidó, ha condenado la actuación de las fuerzas armadas venezolanas para detener la operación, con el argumento de que la conocían desde hace tiempo y que podían haberla abortado sin muertes antes de comenzar. El presidente Maduro y su gobierno a su vez no han escondido sino todo lo contrario, se jacta de haber infiltrado la operación hace ya mucho tiempo. En este “delirium tremens” que es Venezuela hoy en día, este es un capítulo más del delirio colectivo de ambos bandos en la lucha por el poder.

La operación Gideón empezó a torcerse desde el inicio según todos los indicios ya que estaba tan mal diseñada como escasa de recursos económicos. Dos días antes de la entrada del comando en Venezuela, gran parte de los detalles de la misma, fue publicada en primicia por AP. Si la agencia de noticias lo sabía, no había duda que también el gobierno de Nicolas Maduro que controla sus Fuerzas Armadas y el estado. A pesar de esto, la operación siguió adelante.

Además en marzo pasado la policía colombiana detuvo a Jorge Alberto Molinares, con un importante cargamento de material militar, en la costa caribeña próxima a la frontera con Venezuela, en dirección a la localidad fronteriza de Riohacha, a 45 millas de la frontera colombo-venezolana y que era parte del material que debía usar el comando. A su vez el general Cliver Antonio Alcalá, antiguo alto mando venezolano que había desertado del Gobierno de Maduro en 2019 y residía en Colombia, y con el que Godreau se había reunido varias veces para la planificación de toda la de operación, se entrego a EEUU hace apenas unos días , ya que estaba acusado de tráfico de drogas por parte del gobierno estadounidense.

Jordan Godreau en sus tiempos de Boina Verde y contratista de seguridad para EEUU Foto: SilvercorpUSA/Instragram

Las dudas sobre la capacidad cómo líder militar de Jordan Godreu para llevar a cabo la operación desde su entorno son muchas y su comportamiento errático, hasta reconocido por opositores a Maduro como el mismo Rendón o el especialista militar y antiguo miembro de los Navy Seal, Epphrain Mattos, que reconocen que este personaje no tenia la capacidad, ni de lejos para organizar una operación militar de esta envergadura. 

A efectos de Hollywood, una genial película de 1997 llamada Cortina de Humo (Wag the Dog) de Barry Levinson con guion de David Mamet e interpretada por Robert de Niro y Dustin Hoffman entre otros, podría ser una obra de ficción a la altura de este disparate. Lo siguiente en nivel de comparación fílmica ya, es Bananas de Woody Allen; si no fuera por los fallecidos en esta lamentable operación, todo es casi de risa.

Cómo decía Eduardo Galeano en sus Venas Abiertas de Latinoamérica: “Cuanto más codiciado por el mercado mundial, mayor es la desgracia que un producto trae consigo al pueblo latinoamericano que, con su sacrificio, lo crea”. Se podría decir que este es otro episodio mas de ese drama que es Venezuela desde hace ya décadas. Porque esto no empezó ni con Maduro, ni con su mentor el añorado y odiado al mismo tiempo Hugo Chávez. No nos olvidemos del Caracazo de febrero de 1989 y de la actuación del ejercito en contener aquel estallido social, con saqueos y disturbios generalizados, en contra del “shock neoliberal” con receta del FMI, que el entonces presidente Carlos Andrés Pérez aplico en Venezuela nada más llegar al poder. En febrero de 1992, un desconocido Teniente Coronel llamado Hugo Chávez Frías intentaría derribar a Carlos Andres Perez en un fallido golpe de estado.

Entender lo que lleva pasando en Venezuela desde hace años requiere casi una «ciencia» como la “Kremlinología”,  que eran aquellos expertos que pululaban por los países occidentales, prestos a interpretar los símbolos y mensajes que emanaban de la sede del poder en la URSS, con mayor o menor fortuna durante la guerra fría. En Venezuela hoy en día se requiere algo similar a veces; pero ya se sabe como decía Karl Marx que la historia cuando se repite es como comedia o como drama. En Venezuela asistimos a una mezcla de ambos lamentable y frecuentemente; la operación Gideón es una buena muestra de ello.

https://www.theguardian.com/world/2020/may/08/his-head-wasnt-in-the-world-of-reality-how-the-plot-to-invade-venezuela-fell-apart

Autores:

Julian Borger en Washington, Joe Parkin Daniels en Bogotá y Chris McGreal

Julie Turkewitz y Frances Robles Bogota NYT

Hugo De Armas Estevez

Llevo mas de 20 años como activista ecologista y a lo largo de todos estos años he seguido una máxima: intentar ser coherente en la medida de mis posibilidades. Estudie Economicas en la Universidad de La Laguna y dirección y administración de empresas en la Carlos III aunque no acabe mis estudios. Ahora mismo estoy en tercero de Políticas en la UNED y me preparo para hacer un master en movilidad sostenible. No sé a dónde me llevará la vida, pero sé como quiero vivirla. Y cada día intento ser un poco mejor, y recordar las palabras de mi querido y añorado Maestro Jose Luis Sampedro: "el subdesarrollo humano es el más importante de lo que tenemos que afrontar en nuestra vida; el económico o el social son muy importantes; pero el humano es primordial, descubrir quienes somos y que nos hace felices y como podemos aportar a la sociedad"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar