fbpx

Operación Garra-Espada: el nuevo gran juego de Erdogan en Siria

Autor: El Viejo Topo

Hay otra operación militar especial en el mercado. No, no es Rusia «desnazificando» y «desmilitarizando» Ucrania -y, por lo tanto, no es de extrañar que esta otra operación no esté erizando las plumas en todo el Occidente colectivo. La Operación Garra-Espada fue lanzada por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, como venganza -muy emocional y concertada- por los ataques terroristas kurdos contra ciudadanos turcos (https://t.me/directorate4/14187). Algunos de los misiles que Ankara lanzó en esta campaña aérea llevaban los nombres de las víctimas turcas.

El giro oficial de Ankara es que las Fuerzas Armadas turcas lograron plenamente sus «objetivos de la operación aérea» en el norte de Siria y en el Kurdistán iraquí e hicieron pagar en «multitud» a los responsables del ataque terrorista contra civiles en la calle  eatonal Istiklal de Estambul.

Y se supone que esto es sólo la primera etapa. Por tercera vez en 2022, el sultán Erdogan también promete una invasión terrestre de los territorios controlados por los kurdos en Siria (https://t.me/NovostiDamask/15616).

Sin embargo, según fuentes diplomáticas, eso no va a suceder, incluso cuando decenas de expertos turcos son firmes en que la invasión es necesaria más temprano que tarde. El astuto sultán está atrapado entre su electorado, que está a favor de una invasión, y sus relaciones extremadamente matizadas con Rusia, que abarcan un amplio arco geopolítico y geoeconómico. Sabe muy bien que Moscú puede aplicar todo tipo de palancas de presión para disuadirle. Por ejemplo, Rusia anuló en el último momento el envío semanal de una patrulla conjunta ruso-turca a Ain al Arab que tenía lugar los lunes. Ain al Arab es un territorio altamente estratégico: el eslabón perdido, al este del Éufrates, capaz de ofrecer una continuidad entre Idlib y Ras al Ayn, ocupado por dudosas bandas alineadas con Turquía cerca de la frontera turca.

Erdogan sabe que no puede poner en peligro su posicionamiento como posible mediador entre la UE y Rusia y, al mismo tiempo, obtener el máximo beneficio al eludir el combinado embargo-sanciones antirrusas. El sultán, que hace malabarismos con múltiples expedientes, está profundamente convencido de que tiene lo necesario para llevar a Rusia y a la OTAN a la mesa de negociaciones y, en última instancia, poner fin a la guerra en Ucrania.

Paralelamente, cree que puede estar al tanto de las relaciones entre Turquía e Israel; de un acercamiento a Damasco; de la delicada situación interna de Irán; de las relaciones entre Turquía y Azerbaiyán; de las incesantes metamorfosis en el Mediterráneo y del impulso a la integración de Eurasia. Está cubriendo todas sus apuestas entre la OTAN y Eurasia.

Cerrar todas nuestras fronteras del sur

La luz verde para Claw-Sword (Garra-Espada) vino de Erdogan mientras estaba en su avión presidencial, regresando del G20 en Bali. Eso ocurrió sólo un día después de que se reuniera con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con quien, según una declaración presidencial de Erdogan, el tema no había surgido. «No hemos mantenido ninguna reunión con el Sr. Biden ni con Putin en relación con la operación. Ambos saben que podemos hacer este tipo de cosas en cualquier momento en esta región», decía el comunicado. El hecho de que Washington no recibiera información sobre Claw-Sword fue el reflejo de que Erdogan no fuera invitado a una reunión extraordinaria del G7 y la OTAN en Bali, al margen del G20. Esa reunión fue convocada por la Casa Blanca para tratar el asunto del ya famoso misil S-300 ucraniano que cayó en territorio polaco. En aquel momento, nadie en la mesa tenía pruebas concluyentes sobre lo ocurrido. Y Turquía ni siquiera fue invitada a la mesa, lo que indignó profundamente al Sultán.

Así que no es de extrañar que Erdogan, a mediados de semana, dijera que Claw-Sword era «sólo el principio». Dirigiéndose a los legisladores del partido AKP en el Parlamento, dijo que Turquía está decidida a «cerrar todas nuestras fronteras del sur … con un corredor de seguridad que impida la posibilidad de ataques a nuestro país.» La promesa de la invasión terrestre se mantiene: comenzará «en el momento más conveniente para nosotros» y tendrá como objetivo las regiones de Tel Rifaat, Mambij y  Kobane, que el Sultán calificó de «fuentes de problemas».

Ankara ya ha causado estragos, mediante el uso de drones, en el principal cuartel general de las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos, cuyos comandantes creen que el principal objetivo de una posible invasión terrestre turca sería Kobane.

Significativamente, es la primera vez que un dron turco apunta a una zona extremadamente cercana a una base estadounidense. Y Kobane es muy simbólica: el lugar donde los estadounidenses sellaron una colaboración con los kurdos sirios para  -en teoría- luchar contra el ISIS.

Y eso explica por qué los kurdos sirios están horrorizados por la falta de respuesta estadounidense a los ataques turcos. Culpan -¿a quién si no?- al Sultán por avivar los «sentimientos nacionalistas» antes de las elecciones de 2023, que Erdogan tiene ahora grandes posibilidades de ganar a pesar de la catastrófica situación de la economía turca.

En este momento, no hay ninguna acumulación de tropas turcas cerca de Kobane, sólo ataques aéreos. Lo que nos lleva al importantísimo factor ruso. Manbij y Tel Rifaat, al oeste del Éufrates, son mucho más importantes para Rusia que Kobane, porque ambas son vitales para la defensa de Alepo contra posibles ataques salafistas yihadistas. Lo que puede ocurrir en un futuro próximo hace que la situación sea aún más turbia. La inteligencia de Ankara podría utilizar a los yihadistas de Hayat Tahrir al-Sham -que ya han tomado partes de Afrin- como una especie de «vanguardia» en una invasión terrestre del territorio kurdo sirio.

Venta de petróleo sirio robado a Turquía

La actual niebla de guerra incluye la noción de que los rusos pueden haber vendido a los kurdos al dejarlos expuestos a los bombardeos turcos. Eso no se sostiene, porque la influencia de Rusia sobre el territorio kurdo sirio es insignificante comparada con la de Estados Unidos. Sólo los estadounidenses podrían «vender» a los kurdos.

Cuanto más cambian las cosas, más siguen igual en Siria. Todo podría resumirse en un impasse monumental. Esto se vuelve aún más surrealista porque, en efecto, Ankara y Moscú ya han encontrado la solución para la tragedia siria.

El problema es la presencia de las fuerzas estadounidenses, que esencialmente protegen a esos convoyes de mala muerte que roban el petróleo sirio. Los rusos y los sirios siempre lo discuten. La conclusión es que los estadounidenses se quedan por inercia. Lo hacen porque pueden. Y Damasco es impotente para expulsarlos.

El Sultán juega todas las cartas con un cinismo consumado, en geopolítica y geoeconomía. La mayor parte de lo que está sin resolver en Siria gira en torno a los  territorios ocupados por bandas de facto que se autodenominan kurdas, protegidas por Estados Unidos. Trafican con el petróleo sirio para revenderlo, sobre todo a… Turquía.

Y luego, en un instante, las bandas armadas que se autodenominan kurdas pueden simplemente abandonar su lucha «antiterrorista»… liberando a los terroristas que apresaron, aumentando así la «amenaza terrorista» en todo el noreste de Siria. Culpan a – ¿quién más?- a Turquía. Paralelamente, los estadounidenses aumentan la ayuda financiera a estas bandas armadas con el pretexto de la «guerra contra el terrorismo».

La separación entre «bandas armadas» y «terroristas» es, por supuesto, muy fina. Lo que más le importa a Erdogan es que puede utilizar a los kurdos como moneda de cambio en las negociaciones comerciales relacionadas con eludir los embargos y las sanciones antirrusas. Y eso explica por qué el sultán puede decidir bombardear territorio sirio cuando lo considere oportuno, a pesar de cualquier condena de Washington o Moscú. De vez en cuando, los rusos retoman la iniciativa sobre el terreno, como ocurrió durante la campaña de Idlib en 2020, cuando los rusos bombardearon a las fuerzas militares turcas que prestaban «ayuda» a los salafistas yihadistas. Ahora puede haber un cambio de juego. El ejército turco ha bombardeado el yacimiento petrolífero de al-Omar, al norte de Deir ez-Zor. Lo que esto significa en la práctica es que Ankara está destruyendo ahora nada menos que la infraestructura petrolera de la tan alabada «autonomía kurda».

Esta infraestructura ha sido cínicamente explotada por Estados Unidos cuando se trata del petróleo que llega a la frontera con Irak en el Kurdistán iraquí. Así que, en cierto sentido, Ankara está golpeando a los kurdos sirios y simultáneamente al robo estadounidense del petróleo sirio.

El cambio de juego definitivo puede acercarse. Será el encuentro entre Erdogan y Bashar al-Assad, (¿recuerdan el estribillo de una década «Assad debe irse»?) Lugar: Rusia. Mediador: Vladimir Putin, en persona. No es descabellado imaginar que esta reunión allane el camino para que esas bandas armadas kurdas, a las que Washington ha tomado por tontos útiles, acaben siendo diezmadas por Ankara.

Fuente: Pepe Escobar

Enlace: https://www.elviejotopo.com/topoexpress/operacion-garra-espada/

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar