fbpx

Misión (casi) cumplida

Autor: ECODES

Tras años de incremento constante de las emisiones de CO2 de los automóviles y de las ventas de todocaminos (SUV), finalmente entró en vigor la normativa europea de emisiones de vehículos para 2020-21 y las emisiones de CO2 de los coches nuevos cayeron automáticamente en enero de 2020. Pero justo cuando las ventas de coches eléctricos (VE) empezaban a despegar, la pandemia de la COVID-19 bloqueó la actividad y paralizó casi por completo las ventas de coches y el sector de los concesionarios. Teniendo en cuenta que la normativa de emisiones para 2020-21 sigue vigente, muy a pesar de las voces oportunistas que piden que se posponga, y dado que las ventas de coches se recuperan, la pregunta ahora es si los fabricantes de coches van a poder cumplir el objetivo de este año o si se verán obligados a pagar multas. Y también cuáles serían las implicaciones para el mercado emergente de vehículos eléctricos en Europa. El presente informe analiza los resultados de los fabricantes de automóviles para la primera mitad de 2020, así como sus estrategias de cumplimiento de la normativa de emisiones de CO2 y las previsiones para el mercado de vehículos eléctricos en 2020 y 2021.

Caída drástica de las emisiones de CO2 de los coches en la primera mitad de 2020

Como resultado de la entrada en vigor de la normativa europea sobre emisiones de CO2 para 2020/21, que demuestra así su eficacia, las ventas de automóviles eléctricos (vehículos eléctricos a batería o BEV y vehículos eléctricos híbridos enchufables o PHEV) se dispararon en el primer semestre del año, alcanzando una cuota de mercado del 8 % (Espacio Económico Europeo, EEE). Esto supone más del triple de la cuota registrada en la primera mitad de 2019, con niveles de ventas de VE nunca vistos: Volvo alcanza el 23%, BMW el 13%, Hyundai-Kia el 11% y Renault el 8%. Las ventas siguieron aumentando desde enero, antes y durante la crisis de la COVID-19, y han resistido la pandemia mejor que las ventas de vehículos diésel o gasolina. A mediados del verano se lanzaron incentivos de compra post-COVID en Alemania, Francia y otros países, que indudablemente contribuyen a mantener el auge de la movilidad eléctrica, con datos recientes de ventas de VE por encima del 10% en Alemania y Francia.

El incremento de las ventas de coches eléctricos en toda Europa ha dado lugar a una importante disminución de las emisiones de CO2 de vehículos nuevos. Esta reducción se traduce en que algunos fabricantes ya han alcanzado sus objetivos de CO2 para 2020, mientras que gran parte del resto están muy cerca de cumplir los suyos. De los niveles de más de 122 g/km en 2019, las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos cayeron a 111 g/km en el primer semestre de 2020, la mayor caída desde la entrada en vigor de las normas en 2008. Desde el 1 de julio, el Grupo PSA, Volvo, FCA-Tesla y el Grupo BMW ya cumplen con las normas en base a sus resultados de la primera mitad de 2020, mientras que Renault, Nissan, la alianza Toyota-Mazda y Ford estarían a tan sólo 2 gCO2/km de diferencia, o lo que es lo mismo, presentan un déficit de entre el 1 y el 2%. Los que menos han mejorado hasta la fecha y se encuentran más alejados de sus objetivos son Daimler y Jaguar-Land Rover, con un déficit de 9 g/km (9%) y 13 g/km (10%) respectivamente. El Grupo Volkswagen (a la espera de las ventas del ID.3) ocupa una posición intermedia con 5 g/km (o un 6% de déficit), junto con Hyundai-Kia con 7 g/km (8%) y 3 g/km (3%) de déficit respectivamente.

El objetivo de 2020 está al alcance y las ventas de VE en auge

T&E ha calculado la proporción de automóviles eléctricos que se venderán en Europa en 2020 y 2021 a partir de las estrategias de cumplimiento individuales de los fabricantes de automóviles, que pueden ser: el aumento de las ventas de vehículos eléctricos, la mejora de la eficiencia del combustible de los motores convencionales (incluidos los híbridos) o el recurso a mecanismos de flexibilidad reglamentaria, como pueden ser los acuerdos de asociación entre grupos, llamados “pools”. El modelo de cálculo de T&E utiliza como base la composición de las ventas y las emisiones de CO2 de la primera mitad de 2020, y lo ajusta con la parte relativa a ventas de eléctricos a baterías, híbridos enchufables e híbridos en función de las previsiones de producción. Se incorporan en el cálculo, además, los anuncios de planes y lanzamientos de nuevos VE. Un hallazgo contundente es que la mitad, o más de 13 g/km, del déficit a cubrir para alcanzar el objetivo de emisiones de COen 2020 en toda la UE podrá alcanzarse solo con el uso de mecanismos de flexibilidad: principalmente los supercréditos, la introducción progresiva del 95%, el ajuste de peso y los créditos para innovaciones ecológicas. Para este año, se espera que las ventas de coches eléctricos sólo cuenten un 30% en la consecución de los objetivos, y que este porcentaje aumente a casi el 50% en 2021, teniendo en cuenta que ya se han agotado algunos de los mecanismos de flexibilidad.

Suponiendo que los fabricantes de automóviles cumplan la totalidad de los objetivos, las ventas de automóviles eléctricos en Europa alcanzarían el 10% a finales de 2020 (la Europa de los 27, Reino Unido, Noruega, Islandia y Liechtenstein), el 9% si sólo contemplamos los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Esto equivaldría al triple de la cuota de ventas que la Europa de los 28 registró en 2019: el 3%. En 2021, la cuota será aún más impresionante, llegándose a alcanzar el 15% (14% en el caso de los 27). Las previsiones de T&E apuntan a que la mayoría de las cuotas de mercado de VE de los fabricantes de automóviles en 2020 oscilará entre el 10% y el 14%, con la excepción de Volvo (26%) y FCA-Tesla (16%) por encima, y PSA (6%), Ford (4%) y Toyota-Mazda (1-2%) por debajo. A pesar de la crisis de la COVID-19, se espera que el número total de automóviles eléctricos vendidos en Europa se duplique, pasando de medio millón en 2019 a un millón en 2020, y que alcance los 1,8 millones en 2021. Sin embargo, ahora mismo resulta difícil prever con certeza los volúmenes de ventas.

Gracias a los emblemáticos y populares modelos eléctricos como el Volkswagen ID.3 y el Renault Zoe, los fabricantes de automóviles pueden reducir significativamente sus emisiones medias de CO2. En el caso de Renault, esta es la piedra angular de su estrategia de cumplimiento: el Zoe por sí solo reducirá los niveles de CO2 en 15 g/km en 2020, permitiendo así a Renault superar su objetivo en un 13% (12 g/km). Del mismo modo, para el Grupo Volkswagen, los modelos eléctricos a batería basados en la nueva plataforma (MEB) reducirían las emisiones medias en 6 gCO2/km en 2020 y 11 gCO2/km en 2021. El conjunto de las ventas de BEV que utilicen la plataforma modular MEB supondrá para el fabricante la reducción de una cuarta parte de su déficit de cumplimiento de 2019 a 2020 y de cerca del 40% en 2021. Por otra parte, la alianza Toyota-Mazda consigue cumplir el objetivo de 2020 sin apenas ventas de coches eléctricos y recurriendo en su lugar a la estrategia de hibridación de sus modelos convencionales, mientras que el Grupo FCA alcanza el objetivo casi en su totalidad gracias a su acuerdo con Tesla.

La electrificación ha pasado a ocupar un lugar central en las estrategias industriales de varios fabricantes de automóviles, entre los que se incluyen el Grupo Volkswagen, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, BMW y Hyundai-Kia. A pesar de considerarse una reglamentación en materia climática, las normas de emisiones de CO2 de vehículos de la UE para 2020-21 son el ejemplo más reciente de una excelente política industrial que empuja a la industria automovilística a invertir y a ofrecer tecnologías de emisión cero «a prueba de futuro» en Europa.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar