fbpx

Miles de personas llenan los hoteles de Canarias en su peor temporada

4.500 de las 5.748 personas inmigrantes que han llegado a Canarias en las últimas semanas se encuentran alojadas en 12 complejos turísticos que habían cerrado debido a la pandemia mundial y ante la desidia del Gobierno Central.

Las 5.748 plazas de acogida están siendo financiadas por el Ministerio de Inclusión Social, estando 4.500 de ellas ubicadas en complejos turísticos ante la falta de recursos. El Estado ha necesitado la colaboración de recursos cedidos por el Gobierno de Canarias, los Cabildos Insulares y algunos ayuntamientos, pero la situación continua desbordándose, lo que derivó en la conversión de los complejos turísticos en albergues de acogida. El complejo de apartamentos Vistaflor fue el primero en suponer un alivio transitorio al campamento de emergencia que se ha improvisado en el muelle de Arguineguín (en la isla de Gran Canaria) ante la saturación de llegadas. Con esta iniciativa, el complejo pudo retirar del ERTE a 50 personas empleadas y logró volver a facturar con sus proveedores de confianza. Tras él, otros 11 complejos turísticos se han convertido puntualmente en centros de atención y acogida humanitaria.

No podemos obviar que las llegadas superan las 11.000 personas, llegando el muelle de Arguineguin a acoger hasta 1.400 personas diarias (el triple de los que inicialmente alarmaron a las instituciones en septiembre) y las plazas se han multiplicado hasta límites inimaginables, lo que ha provocado que el 78% de las plazas de acogida sean en complejos turísticos.

José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, confirmó este miércoles la cesión de tres espacios para acoger personas inmigrantes en varias instalaciones de uso militar que necesitan obras de adaptación. Sin embargo, después de 29 días consecutivos de llegadas incesantes de pateras, Canarias está desbordada. El campamento más sufrido, el de Arguineguin, se montó de forma previsiblemente temporal el 20 de agosto y desde entonces ha aguantado auténticas situaciones inhumanas, en las cuales las personas inmigrantes han aguantado desde olas de calor durmiendo en el asfalto hasta lluvias a la intemperie. A pesar del enorme esfuerzo de la Cruz Roja, el caos es tan inabarcable que es evidente que el muelle de Arguineguin no reúne las condiciones mínimas para ofrecer unas condiciones dignas.

Qué pasará con estas personas, cómo se procederá ante esta abrumadora situación o qué decisiones tomará el Gobierno Central son las incógnitas más abrumadoras actualmente. Mientras Canarias se asfixia y se ahoga, el Estado hace oídos sordos y pospone constantemente una solución que el archipiélago pide a gritos desgarradores.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar