fbpx

Máximo histórico alcanzado en España por suicidios… ¿En dónde está la vida?

Once muertes cada día, más de 4.000 mil personas que perdieron toda esperanza y no vieron apenas luz posible en la vida. Récord en 2021 tras la pandemia y una triste confirmación por expertos de un pronóstico nefasto…

Estos datos han sido confirmados por el Instituto Nacional de Estadística. A pesar de los avisos dados por diferentes profesionales, los problemas de salud mental siguen aumentando y empeorando. Nos encontramos sumergidos/as en una realidad muy grave a raíz de las secuelas del confinamiento, las diversas restricciones sociales, las diferentes crisis tanto económicas como sociales, etc. 

Ante la alarmante situación, se puso en marcha un gran recurso, el número que podría llamarse “una segunda oportunidad para seguir viviendo”, el 024. Un teléfono gratuito y nacional que está disponible las 24 horas del día para atender a aquellas personas que lo necesiten y que se encuentren al límite de la conducta suicida. Tan sólo en su primer año de funcionamiento recibió unas 50.000 llamadas, 330 al día… Esta oportunidad de frenar la muerte ha conseguido a través de la ayuda mutua que se frenaran 800 suicidios, el poder de una llamada y el poder de una interacción humana.

No todos los recursos sirven de igual manera para todas las personas, ya que, la personalidad, la forma de ver la vida, actuar, etc., es diferente en cada persona y probablemente muchas de ellas no se sientan lo suficientemente cómodas como para llamar a un teléfono y contar que no tienen ganas de vivir… Por ello, sería ideal crear cuanto antes nuevos medios que permitan llegar a la mayor cantidad de personas posible. La salud mental es tan inmensa como lo que queda aún por descubrir de nuestro universo y se necesita con urgencia tomar conciencia y acción de una manera verídica e integral con la salud mental.

Formemos y velemos por un mundo donde las personas tengan ganas de vivir y no de no querer haber nacido. 

“No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos que forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.” (Emil Michel Cioran).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar