fbpx

Manolita Chen, pionera transexual crea una fundación para establecer una red de pisos de acogida para personas LGTBI.

¿Conocías a Manolita Chen? Ella tal y como muchas personas dicen es una figura inmensamente icónica de las que ya no quedan… Según El Pais: “de esas capaces de maquillar de hipérbole, ironía y color el relato cruel de haber vivido como mujer transexual en la España gris y opresora del franquismo.” Manolita ha expresado en multitud de ocasiones que: “Si no hubiese sido fuerte, no estaría aquí”. 

Manolita fue la primera transexual que pudo cambiarse de nombre y, a su vez, adoptar de manera completamente legal a sus cinco hijos/as alrededor de los años 80. Cómo sabemos, ni siquiera en el siglo XXI la realidad de las personas transexuales es apenas respetada… Pues imaginemos la época que vivió la protagonista de esta noticia, en plena etapa franquista. A pesar de la dificultades con sus relatos de palizas, violaciones y encarcelamientos continuó adelante por sus derechos y el del resto de personas. Lo que logró Manolita Saborido se trata de un antes y un después muy significativo para nuestra historia como país, a lo que hay que darle la visibilidad y el reconocimiento que merece. 

Saborido ha tenido una vida de película, la cual se identifica mucho con la de los dos chicos de origen marroquí LGTBI a los que tiene acogidos en un piso destinado a personas que son perseguidas a raíz de su identidad sexual y de género dentro de su Fundación Manolita Chen, la cual se acaba de despegar en la Sierra de Cádiz. Chen lo ha dado prácticamente todo por la causa, no se retira de la lucha y comenta con un tono risueño: “todo pasa a la fundación menos mis bragas”.

La historia que vivió Manolita junto a la de los chicos que tiene acogidos en su fundación es la misma vista de distinta “manera”, por esa razón existe un vínculo muy fuerte, pues han sido personas que de una forma u otra han sufrido y huido de todo tipo de agresiones y repudio social…

Desgraciadamente Chen conoce y ha experimentado lo que es lidiar psicológicamente con tanto martirio y rechazo, incluso, hasta el extremo de que algunos de sus siete hermanos la sometieron a palizas y violaciones, con tan solo 11 años.

La resiliencia que ha mantenido Manolita Saborido nos demuestra que gracias a personas como ella, los derechos humanos de las personas recobran sentido y realidad. 

(Imagen de Juan Carlos Toro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar