fbpx

Los terroristas de París y Bruselas tenían a un agente de origen marroquí como topo en la policía belga.

Autor: ABC

Mohamed S., un oficial de policía del barrio bruselense de Schaerbeek, de 53 años, fue condenado la semana pasada a 50 meses de prisión por haber mantenido contactos confidenciales con Yassine Atar, hermano del coordinador principal de los ataques de Bruselas (2016) y París (2015).

La revelación de la existencia de este «topo» incrustado en la policía belga durante el periodo más dramático de su historia reciente ha pasado prácticamente desapercibida para la opinión pública de este país, ocupada ahora sobre todo en la pandemia del Covid-19.

El policía de origen marroquí ya fue detenido y enviado a la prisión en septiembre de 2017 bajo la acusación de violación del secreto profesional y corrupción pasiva, cuando en el seguimiento de

 las comunicaciones de los terroristas se descubrió que este policía figuraba entre sus contactos y que había intercambiado una cantidad significativa de mensajes por SMS y WhatsApp con Yassine Atar, el hermano del coordinador principal de los atentados de Bruselas y París, Oussama Atar.

El policía ha sido defendido por Sven Mary, un conocido abogado belga que se ha labrado una escabrosa reputación a base de encargarse de los acusados más patibularios y siniestros, incluyendo pedófilos, narcotraficantes y asesinos. En estos sucesos fue también el abogado de Salah Abdeslam, el único terrorista superviviente de los atentados de París de noviembre de 2015, que fue detenido en Bruselas y extraditado a Francia.

Yassine Atar, el interlocutor del «topo» en la policía belga, es también primo de los hermanos El Bakraoui, que se inmolaron en la estación de metro Maelbeek de Bruselas y en el aeropuerto de Zaventem el 22 de marzo de 2016, causando la muerte de 32 personas.

Según lo que la sentencia considera probado, el policía desleal había estado transmitiendo a Yassine Atar información sensible obtenida gracias a su papel de inspector de la zona de Bruselas-Norte, desde 2014. Entre el 10 de septiembre de 2015 y el 20 de marzo de 2016, justo antes de los ataques de Bruselas, se ha probado que hubo al menos al menos 203 «contactos» entre el policía Mohamed S. y Yassine Atar. Este último fue detenido cinco días después de los ataques de Bruselas y se encuentra actualmente encarcelado en Francia. La versión policial tanto francesa como belga considera que su hermano, Oussama Atar, belga de origen marroquí, había teledirigido los ataques de Paris y Bruselas desde Siria, donde se encontraba combatiendo bajo la bandera del «estado islámico» y por eso nunca fue detenido ni juzgado, aunque murió en noviembre de 2017 durante un bombardeo de la coalición internacional.

Condenado a 50 meses de prisión por el Tribunal de Apelaciones de Bruselas, el oficial de policía obtuvo una suspensión de la pena que excede a su detención preventiva desde septiembre de 2017. Finalmente, el abogado Sven Mary no hace más que acrecentar su reputación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar