fbpx

Los grandes bancos hacen la vista gorda con el dinero negro de los criminales

Autor: La Casa de mi Tía (Chema Tante)

Quien no lo sabía, es que no vivía en este mundo. Usted se presenta en un banco, les dice que va a meter una purriada de millones, nada de miserias ¿eh? nada de diez o cien, no. Algo decente, trescientos, cuatrocientos millones o mil. Y, como si va usted vestido de lagarterana o de Groucho Marx. Le dirán ¿qué quiere tomar, señor, señora, mientras le preparan el número de cuenta? y adiós muy buenas, o como decía el bueno de Chiquito, «Hasta luego, Lucas».

De la misma manera que el capital no tiene patria, para la banca, a partir de ciertas magnitudes, repito, nada de miserias, el capital tampoco tiene nombre. No vaya a ser que nos enteremos de que este simpático señor que nos trae el dinero es Jack el Destripador o el gerente del Pp español, o el rey de lo que queda del imperio español. El anonimato es una gran virtud.

Todos esos miles de millones, centenares de miles de millones, billones, que pululan subrepticiamente por las cuentas bancarias y las guaridas fiscales, son fruto de los delitos más graves, que son los de los tráficos: de influencias, de seres humanos, de droga, de armas, de especulación de divisas, de alimentos o de medicinas cuya carencia tanto sufrimiento ocasiona…todas la fructíferas maniobras que las oligarquías perpetran para enriquecerse, a costa de las privaciones y tribulaciones  de la mayoría del género humano, incluyéndoles a ustedes y a mí. 

Los informes del FinCEM filtrados hasta el ICIJ, Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación, se refieren a bancos internacionales. Pero yo proclamo que esas prácticas de agarrar la pasta si mirar la cara de quien la entrega, es práctica habitual, a partir de ciertas magnitudes, en cualquier banco del mundo. Y la banca española, docta en todo tipo de trapacerías provectas, no es inocente en esto tampoco. Por eso ha sido y es posible la corrupción generalizada en este estado español, donde la gente granuja se ha llevado la pasta y nadie sabe donde está, aunque les pillen. A ver cómo si no, de Mario Conde a Rato, a Pujol, toda la caterva, pillada o que haya escapado, de momento como Felipe o el Bribón, ha podido camuflar el botín de sus rapiñas. Gracias a la ceguera consciente de Botín y sus coleguillas.

De esta manera, no solamente hay que luchar contra las guaridas fiscales. La banca es una guarida fiscal de ámbito planetario.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar