fbpx

Limpieza del Espacio con colaboración española

Autora: Pino Echarri

La Agencia Europea del Espacio (ESA), ha contratado a una empresa suiza con la que colaborará la española Decimos, la iniciativa tiene la intención de atrapar un trozo grande de basura espacial. Esto se hará con un vehículo espacial con una pinza de cuatro dedos. El procedimientos que se llevará a cabo es el siguiente: se atrapará la basura que está a centenares de kilómetros y se terminará por quemar  en la atmósfera.

Esta misión se aprobó en noviembre, en la reunión de nivel ministerial de los 22 países miembros de la ESA, que se celebró en Sevilla, el presupuesto total es de 100 millones de euros, 86 los pagará la ESA.

Según las palabras de Jan Woerner, director general de la ESA, «El espacio es nuestra infraestructura y la tenemos que mantener limpia, pero además es el mercado del futuro».

Por primera vez se ha contratado una empresa de este tipo de servicios, por tanto se podría decir que se está comenzando con los primeros pasos hacia un mercado espacial.

En Suiza se considera todo esto una oportunidad para desarrollar tecnología para el futuro mercado de limpiar la órbita baja de la Tierra, un mercado todavía por definir.

La misión que quieren llevar a cabo es arriesgada, ya que la finalidad de reducir el impacto ambiental de las misiones espaciales  es bueno, pero no se sabe con exactitud cómo puede actuar el trozo de basura, según Clean Space: «Podemos detectar el trozo de basura espacial pero no sabemos cómo se mueve, hay que subir y observarlo a distancia. Cogerlo es todavía más difícil. Estamos cooperando con la industria y con universidades y es un sueño para todos nosotros».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar