fbpx

Limitar la riqueza: Se debe de poner un tope a la acumulación de dinero

Si la riqueza extrema se construye gracias a los que padecen la pobreza extrema ¿Por qué no se puede plantear un límite a esa absurda acumulación de tanto dinero?

La mayoría de la población entendemos que la desigualdad económica extrema es un grave y creciente problema. Es necesario poner un tope a la riqueza individual si queremos construir un mundo más justo y equilibrado.

No se habla mucho de este tema en los grandes medios de comunicación y la razón cualquier lector puede adivinarla sin dificultades, ya sabemos de la relación entre el mundo empresarial y sus referentes mediáticos, porque los grandes propietarios de empresas (las llamadas élites  u oligarquía) también son propietarios de esos grandes medios de comunicación. 

Es necesario y deseable conseguir un gran consenso para recuperar el poder económico y político secuestrado por esas élites, en nombre de la democracia. Los grandes patrimonios son el núcleo del problema porque quienes tienen demasiada influencia política, periodística o empresarial  están poniendo en cuestión la verdadera calidad de la democracia.

Menos del 1% de la población mundial posee un patrimonio igual o superior al millón de dólares, pero esa pequeña élite económica es propietaria de más del 40% de la riqueza global.

Su capacidad de influencia es tan desproporcionada que consiguen leyes y decisiones a medida de sus intereses en perjuicio de la mayoría. Actúan con discreción, pretenden siempre que no se note demasiado su influencia sobre el poder político, porque la democracia tiene que aparentar ser la genuina expresión de la voluntad mayoritaria, pero cada vez más amplias capas de la sociedad son consciente que en la sociedad en la que vivimos, detrás de las grandes decisiones siempre están las élites.

Por ello debemos avanzar hacia una limitación legal de enriquecerse en exceso, estableciendo una cantidad tope, igual para todos. Algunos movimientos sociales han propuesto 1 millón de dólares, o incluso podría plantearse que fueran 10 millones o la cantidad que democráticamente se establezca, pero la cuestión es abrir el debate para que las mayorías terminen imponiendo lo que resulta justo y además económicamente más eficiente: limitar la riqueza.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar