fbpx

Las primeras horas del Golpe de Estado en Myanma

Cuando se despertaron el lunes, muchas personas en Yangon se dieron cuenta de que algo andaba mal. Los rumores de un golpe inminente han estado circulando durante varios días. De repente, se interrumpieron los servicios de Internet móvil, se interrumpieron las líneas telefónicas y algunas cadenas de televisión dejaron de transmitir.

A las 8:30 de la mañana, ya era oficial. Las fuerzas armadas habían tomado el poder. Una década después de que Myanmar iniciara su tenso viaje hacia la democracia, volvía a encontrarse bajo el control directo del ejército. 

En las tiendas se formaron enormes filas, queriendo comprar arroz, aceite y fideos instantáneos y en las farmacias los productos estaban agotados. Los cajeros automáticos, las cuales habían dejado de funcionar, no permitieron sacar dinero a los ciudadanos/as.

En estos primeros momentos los/as activistas y políticos/as famosos se aceleraron a cambiar de ubicación para evitar ser arrestados. Las calles principales se llenaron de camiones y soldados militares por las calles principales y desfilaron junto a la bandera y el himno nacional.

Lamin Oo, un cineasta local, reconoció no estar tan sorprendido por las acciones de las fuerzas armadas. Y afirmaba «Me tomo muy en serio la posibilidad de votar, porque en mi país pueden pasar estas cosas”.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar