fbpx

Las entidades sociales ven peligrar los proyectos de empleo y piden flexibilidad al SCE

Autor: Red Anagos

Las entidades sociales de la Red Anagos que desarrollan proyectos de formación y empleo para personas de difícil inserción laboral, lamentan la falta de respuesta y compromiso del Servicio Canario de Empleo ante la crisis causada por COVID-19 y se enfrentan a una incertidumbre que podría llevar al cierre de proyectos que en la actualidad prestan servicio a más de 650 personas usuarias.
Canarias es uno de los territorios de Europa con las mayores tasas de desempleo, el undécimo puesto en 2019 con un 20 ́5% según Eurostat. Con ese desalentador panorama tienen que lidiar quienes lo tienen aún más complicado: los mayores de 45 años parados de larga duración, los jóvenes sin formación o sin experiencia (o ambas), las personas en exclusión social o con discapacidad, por ejemplo más de un 80% de personas con un trastorno mental está en desempleo, etc. Además, el modelo productivo canario, excesivamente dependiente de factores externos con un casi 35% del PIB proveniente del turismo, nos coloca constantemente en una posición de debilidad por no disponer de la suficiente soberanía económica para enfrentar circunstancias como la actual pandemia.
La Red canaria de entidades de promoción e inserción socio-laboral, Red Anagos, que en la actualidad aglutina 20 organizaciones, lucha desde hace 25 años por hacer frente a esta realidad generando oportunidades para los colectivos de difícil inserción laboral apostando por un modelo económico más diversificado y sostenible, donde la economía social y el emprendimiento solidario tenga un papel protagonista.
Una de las herramientas para llevar a cabo esta labor va de la mano con el Servicio Canario de Empleo a través de la colaboración en proyectos anuales de formación, como los Proyectos de itinerarios integrados de inserción laboral, Proyectos de formación en alternancia con el empleo y Proyectos experimentales. Solamente el año pasado las entidades de la red que cuentan con servicios de formación y empleo atendieron a más de 13.600 personas en situación de difícil inserción laboral, cerrando más de 3.800 contrataciones, de las que un 57% fueron para personas con otra dificultad añadida como puede ser tener discapacidad o estar en situación de exclusión social.
Antes de la declaración del estado de alerta, ya estaban en marcha para 2020 un total de 20 proyectos conveniados con el Servicio Canario de Empleo dando servicio a unas 650 personas pero las entidades sociales temen que si no son capaces, y con toda probabilidad no lo serán, de cumplir los objetivos que marca el Servicio Canario de Empleo, como por ejemplo un número determinado de contrataciones, se vean en la obligación de devolver, parcial o totalmente, los fondos públicos concedidos para su puesta en marcha. Hay que tener en cuenta que el panorama laboral en el momento en el que se fijaron y comprometieron esos objetivos nada tiene que ver con la realidad actual y futura, en la que ya hay expertos que auguran que la crisis económica por la pandemia del coronavirus colocará a Canarias con una tasa de desempleo cercana al 50%, la más alta de Europa.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar