fbpx

Las energías renovables, una de las claves de la recuperación económica post covid-19.

Mientras la industria de los combustibles fósiles está siendo golpeada a causa de la crisis causada por el COVID-19, las energías renovables han alcanzado su punto de máxima rentabilidad, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. ^POr eso cada son más las voces que piden a los gobiernos usar los planes de recuperación pos-COVID-19 para crear economías sostenibles.

La caída en los costos de inversión de las renovables es una oportunidad para que los gobiernos prioricen las energías limpias en sus paquetes de recuperación económica pos-COVID-19 con el objetivo de cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Los datos podrían parecer optimistas, pero no lo son tantos:  ya está planificada la instalación de 826 gigavatios (GW) de nueva capacidad de energía renovable no hidroeléctrica para 2030. Sin embargo, se necesitan, no 826G W, sino  3000 GW de potencia de eólica y solar en el año 2030 para que consigamos limitar el aumento de la temperatura en menos de 2º C a fines de siglo, si queremos evitar la catástrofe

Lo mismo podemos decir de las las inversiones planificadas para 2030. Son de  un billón de dólares, pero están por debajo de los  2,7 billones que se  comprometieron en el Acuerdo de París para lograr el objetivo. Son inversiones en favor de las energías renovables que se presentan como la principal herramienta de la lucha contra el cambio climático

Pero hay esperanzas: los costos de instalación de las renovables son cada vez más bajos, por lo que las inversiones futuras pueden ofrecer mayores resultados. En 2019, la capacidad de eólica y solar y otras pequeñas renovables , creció 184 GW, un 12% más que en 2018 sin embargo  sólo se invirtió un 1% más en que en el año anterior. Gracias a las mejoras tecnológicas, las economías de escala y la feroz competencia en las subastas, el costo nivelado de la electricidad continuó disminuyendo en los casos de las energías eólica y solar. Los costos de electricidad de las nuevas plantas solares fotovoltaicas en la segunda mitad de 2019 fueron 83% más bajos que una década antes.

Por otra parte, el hecho de que todavía haya comprometido un billón de dólares y 826 GW comprometidos, no significa que no se pueda aumentar esas cifras. El objetivo es 2030 y todavía faltan 9 años y medio.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar