fbpx

La violencia continua en Mozambique desplaza a cientos de miles de personas que ya lidian con la COVID-19 y la malaria

Autor: Médicos Sin Fronteras

Se necesita ayuda urgente para 400.000 personas que han huido hasta la ciudad de Pemba en busca de seguridad y refugio. Hacinadas y sin agua potable, se enfrentan a brotes de coronavirus, sarampión y malaria. Aceleramos nuestras clínicas móviles y la provisión de agua potable.

Hasta ahora, más de 400.000 personas de la provincia de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, han sido desplazadas según las estimaciones del gobierno anunciadas la semana pasada.

Después de huir de la violencia de los ataques en curso por parte de los grupos armados, y de las acciones militares de las fuerzas de Mozambique, estas personas desplazadas ahora enfrentan graves riesgos de salud y condiciones de vida inadecuadas.

“Aproximadamente 10.000 personas desplazadas llegaron en barco a la capital provincial de Pemba a lo largo de la semana pasada”, dice Joaquim Guinart, coordinador de nuestro proyecto en Cabo Delgado. “Estaban deshidratadas. Hubo mujeres que dieron a luz en el mar. Ha habido casos de diarrea grave potencialmente mortales. Hay mucha presión sobre el personal médico local, ya que 20.000 personas han llegado durante el último mes y seguirán llegando más «.

Aproximadamente 100.000 personas internamente desplazadas han buscado seguridad en Pemba y sus alrededores en refugios temporales, como edificios escolares, o con familias de acogida; aumentando en un tercio la población de la ciudad. Muchas de estas personas desplazadas internamente carecen de agua potable y están expuestas a la malaria sin apenas protección mientras permanecen en condiciones insalubres y de hacinamiento, lo que aumenta el riesgo de un brote de sarampión, diarrea o COVID-19.

Sin un final a la vista, los enfrentamientos que iniciaron en octubre de 2017 han seguido aumentando en intensidad, obligando a casi una quinta parte de la población de la provincia a abandonar sus hogares y reduciendo a casi nada el acceso a la atención y otros servicios en la zona.

Tuvimos que suspender nuestras actividades médico-humanitarias en Mocimboa da Praia en marzo, y después en Macomia en mayo, tras un ataque insurgente, durante el cual el centro de salud en Macomia -donde trabajaba nuestro personal- fue saqueado e incendiado. Se estima que más de 20 establecimientos de salud locales han sido destruidos durante el conflicto.

Así, hemos trasladado nuestra base a la ciudad de Pemba, donde hemos estado proporcionando asistencia médica a los desplazados internos que llegan, y también a la comunidad de acogida. Aun así, tenemos dificultades para seguir operando en Cabo Delgado debido a las restricciones administrativas y las restricciones de viaje a causa de la COVID-19, que nos obligan a trabajar con una capacidad mínima mientras las necesidades continúan creciendo exponencialmente.

Abrimos una clínica móvil en el distrito de Metuge en septiembre y, debido a la constante llegada de personas desplazadas internamente, el 28 de octubre abrimos una segunda clínica móvil, con la que buscamos llegar a más personas en distritos más remotos durante las próximas semanas.

También estamos proporcionando asistencia en términos de agua y saneamiento en los sitios para personas desplazadas internamente y en las instalaciones médica; y además gestionamos el centro de tratamiento de diarrea en Pemba. Con el apoyo de socios, estamos construyendo 150 letrinas, restaurando 27 bombas de agua manuales y cinco sistemas de agua en el distrito de Metuge, lo que garantiza el acceso al agua potable antes de la próxima temporada de lluvias. Sin embargo, estas actividades solo abordan una fracción de las crecientes necesidades en el área.  

“Estamos profundamente preocupados por la violencia continua, el deterioro de las condiciones en Cabo Delgado y el número cada vez mayor de personas desplazadas, especialmente con el inicio de la temporada de lluvias. Las necesidades básicas de las personas desplazadas siguen estando en gran parte insatisfechas a pesar de los esfuerzos existentes para proporcionar asistencia humanitaria”, asevera nuestro coordinador general para Mozambique, Alain Kassa. «Si no se toman medidas inmediatas, esta situación se deteriorará rápidamente. Pedimos apoyo a las autoridades de Mozambique para movilizar personal y suministros humanitarios adicionales sin demora».

Estamos presente en Mozambique desde 1984. En la ciudad de Pemba, apoyamos a las autoridades sanitarias a mejorar el acceso al agua y el saneamiento y a responder a posibles brotes de diarrea. También estamos presente en Maputo y Beira brindando atención a personas con VIH avanzado, tuberculosis y hepatitis y poblaciones vulnerables.

En todos nuestros proyectos, apoyamos al Ministerio de Salud de Mozambique en la respuesta a la COVID-19 mediante la implementación de medidas preventivas, incluyendo el control de infecciones, el triaje y la vigilancia epidemiológica.

Link: https://www.msf.es/actualidad/mozambique/la-violencia-continua-mozambique-desplaza-cientos-miles-personas-que-ya-lidian

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar