fbpx

La Unión Europea ante su hora mas decisiva…otra vez más.

Foto de portada: carteles de protesta en Roma en escaparates de Roma, pidiendo al gobierno italiano ayuda para la reapertura después del coronavirus. Fotografía: Angelo Carconi/EPA

Dice la historia, que la unidad europea se ha construido a base de crisis y que, de cada una de ellas, sale más integrada y reforzada; entre otras cosas porque nació como forma de evitar una nueva guerra en un continente que llevaba dos gigantescas en menos de 50 años. Esto fue así hasta la crisis económica de 2008, que puso en riesgo al euro; la gran creación de la unión económica y monetaria establecida por el tratado de Maastricht en 1992 y que se puso en marcha en 2002. 

Pero el malestar de la crisis y los fallos en la respuesta institucional y de los países europeos, acabo siendo uno de los factores que alimentaron el voto a favor del Brexit en mayo de 2016. Hoy la UE cuenta con un estado menos que en 2008, el Reino Unido, en su proceso de salida del bloque de los 27 que ha de culminar este año.

Ahora antes la crisis del Gran Confinamiento, como la llama el Fondo Monetario Internacional -quizás mejor habría que llamarla la era de las pandemias-, la Unión Europea se juega su futuro en medio de las tensiones entre nacionalismo y globalismo, el crecimiento de la ultraderecha en todo el planeta y el miedo a un mundo en el que todo cambia a la velocidad del terabyte. Con el cambio climático como gran telón de fondo, por si faltaban problemas.

Charles Grant escribe un artículo en The Guardian, en el que advierte que el COVID19 puede transformar completamente la UE. El director del Centro de Estudios para la Reforma de Europa, apunta a las siguientes amenazas. El covid19 ha dado munición extra a la “desglobalización”, a quienes argumentan a favor de una relocalización de procesos productivos, incluso a nivel europeo, pero que también son sentimientos que estaban detrás de las razones del Brexit y el en populismo de extrema derecha de Trump, Salvini o Le Pen.

Vehículos en largas colas esperando para cruzar a Rumania desde Hungría, en la frontera de Csanádpalota el pasado 22 de marzo, después de que Hungria cerrara sus fronteras salvo para sus nacionales. Fotografía: Drone Media Studio/AP

También apunta a otros fenómenos, como la recuperación de poder del estado nacional frente al supranacional en el seno de la UE, los conflictos institucionales por competencias. El endurecimiento de las fronteras que ha reaparecido por la pandemia, aunque ya habían resurgido con la crisis de los migrantes de Siria en 2015. El analista de The Guardian sostiene que el rechazo a políticas verdes, como la revuelta de los chalecos amarillos en Francia y otras similares, afectan también a otra de las señas de identidad de las políticas emanadas desde la UE. O los conflictos este-oeste por la concepción básica de el estado de derecho, frente a derivas antidemocráticas y contrarias a la separación de poderes, como se ve en Hungría o en Polonia en los últimos años.

Es en su ultimo punto que el analista británico coincide con el subdirector de El País, Lluís Basset, que en su última columna “La Europa alemana otra vez”, desde otra perspectiva, sostiene que la vertiente de crisis quizás mas compleja que tiene la UE en está pandemia, es el Norte-Sur. Basset afirma que el conflicto en torno abierto por la reciente sentencia del Tribunal Constitucional Alemán, sobre la falta de proporcionalidad en la compra de bonos esconde uno de los mayores peligros que las instituciones de la UE enfrentan.  En este caso la propia independencia del Banco Central Europeo, y de su actual Presidenta Christine Lagarde, para no cambiar la política de compra de bonos a países en problemas, siguiendo el mecanismo inaugurado por Mario Draghi en la anterior crisis: “sostener al Euro cueste lo que cueste”.

Andreas Vosskuhle, presidente del Tribunal Constitucional de Alemania, el martes en Karlsruhe. 05/05/2020 ONLY FOR USE IN SPAIN / EUROPA PRESS

El autor opina que un tribunal alemán -o en general ninguno nacional- no puede inferir en asuntos políticos de la UE, esto debería ser un asunto del gobierno federal alemán, y no de su tribunal constitucional. Pero aún más importante, lo que se juega en está batalla entre ámbitos jurisdiccionales, los europeos frente a los alemanes, es la supremacía de las instituciones de la UE, sobre la de los estados miembros. Ahora es contra Alemania; mañana puede ser contra unas neofascistas Hungría y Polonia.

Debajo de este conflicto, reside sobre todo el enfrentamiento entre un norte que se ha visto beneficiado claramente por la creación de la UEM y el Euro. Y un sur que desde Grecia a Portugal han salido claramente perjudicados por la creación de la moneda única. Los países que tradicionalmente salían de las crisis devaluando su moneda y que tenían muy poca disciplina fiscal, son ahora los grandes perjudicados de un club, donde saltarse las normas puede hundir tu economía si eres pobre. Si, por el contrario, eres un prospero país del norte puedes eludirlo con “refugios fiscales” en tu territorio: Países Bajos, Luxemburgo, Irlanda, etc. 

Porque el riesgo moral se ha convertido en uno de los grandes axiomas del «todopoderoso rico y protestante norte» contra los «corruptos y vagos del sur». Pero no opera con la misma fuerza, cuando hablamos de evasión de impuestos e ingeniería fiscal; ya que ahí va en la dirección opuesta.

La Unión Europea vuelve a estar al borde del abismo y en las próximas semanas y meses, veremos si el proyecto de unidad se refuerza en esta crisis, o como en la anterior la financiera de 2008 y la posterior de la deuda soberana de 2010, se incrementa esa sensación de que Europa se estanca y hasta retrocede en este proceso histórico.

Fuentes

https://www.theguardian.com/world/2020/may/14/how-coronavirus-is-reshaping-europe-in-dangerous-ways

Charles Grant

https://elpais.com/opinion/2020-05-13/la-europa-alemana-otra-vez.html?event_log=oklogin&o=cerrado&prod=REGCRART

Lluís Basset

Hugo De Armas Estevez

Llevo mas de 20 años como activista ecologista y a lo largo de todos estos años he seguido una máxima: intentar ser coherente en la medida de mis posibilidades. Estudie Economicas en la Universidad de La Laguna y dirección y administración de empresas en la Carlos III aunque no acabe mis estudios. Ahora mismo estoy en tercero de Políticas en la UNED y me preparo para hacer un master en movilidad sostenible. No sé a dónde me llevará la vida, pero sé como quiero vivirla. Y cada día intento ser un poco mejor, y recordar las palabras de mi querido y añorado Maestro Jose Luis Sampedro: "el subdesarrollo humano es el más importante de lo que tenemos que afrontar en nuestra vida; el económico o el social son muy importantes; pero el humano es primordial, descubrir quienes somos y que nos hace felices y como podemos aportar a la sociedad"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar