fbpx

La sombra del cambio climático planea sobre las inundaciones que provocaron la muerte de 220 personas en Alemania el mes pasado

El cambio climático ha incrementado entre 1,2 y 9 veces la probabilidad de que se produzcan precipitaciones extremas similares a las que provocaron las inundaciones del mes pasado en Alemania y Bélgica (que causaron más de 220 muertos).

Es la tesis que sostiene un estudio que ha sido realizado por 39 investigadores del grupo World Weather Attribution, entre los que se encuentran científicos de universidades y agencias meteorológicas e hidrológicas de Reino Unido, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos y Estados Unidos.

Los hallazgos registrados por este equipo multinacional refuerzan las conclusiones del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que vio la luz hace solo unos días y sostiene una vez más que el cambio climático provocado por el hombre es el principal impulsor de los cambios en los fenómenos meteorológicos extremos.

El informe de World Weather Attribution (WWA) centra su mirada en Europa Occidental y Central y concluye por su parte que, a medida que aumenten las temperaturas, estas dos regiones del Viejo Continente estarán más y más expuestas a un «aumento de las precipitaciones extremas y las inundaciones».

El estudio de WWA llega de la mano de las precipitaciones extremas que afectaron a algunas zonas de Europa Occidental entre los días 12 y 15 del pasado mes de julio; precipitaciones que superaron holgadamente todos los registros previos (se contabilizaron hasta 148 litros por metro cuadrado en 48 horas) y acabaron resultando en inundaciones que han causado la muerte de al menos 220 personas en Bélgica y Alemania.

Con el clima actual, es de esperar -apuntan los autores del estudio- que una zona de Europa Occidental se vea afectada por fenómenos similares una vez cada 400 años, lo que significa que es probable que se produzcan varios fenómenos de este tipo en toda la región durante ese periodo. Con las nuevas emisiones de gases de efecto invernadero y el continuo aumento de la temperatura, estas lluvias intensas serán más frecuentes.

Un estudio realizado por el mismo grupo que ha llevado a cabo el análisis aquí recogido ha concluido que el cambio climático hizo más probable tanto la ola de calor del año pasado en Siberia como los incendios forestales de Australia de 2019/20, y que la reciente ola de calor en Norteamérica habría sido casi imposible sin el cambio climático.

Autoría: energias-renovables.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar