fbpx

La solución para evitar futuras pandemias es cuidar la vida silvestre y los ecosistemas.

Autor: Arian Jose alonso luis

Vivimos en un etapa dentro de la sociedad humana, independiendo del país o la cultura a la que pertenezcas donde debemos concienciar a nuestras generaciones siguiente, que para poder subsistir en el mundo y prorrogar la especie humana el mayor tiempo posible lo principal es cuidar nuestro medio ambiente. donde dentro de él encontramos plantas, árboles, animales y sobre todo ecosistemas (se trata de un sistema biológico constituido por una comunidad de organismos vivos y el medio físico donde se relacionan.​ Se trata de una unidad compuesta de organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat ).

Por desgracia, cada día, es más la demanda de proteína animal, las prácticas agrícolas insostenibles, la explotación de la vida silvestre y el cambio climático son algunas de las causas de la creciente tendencia de las enfermedades virales que pasan de los animales a los seres humanos causando gran devastación, el COVID-19 es un ejemplo más de una larga lista que incluye el Ébola, el MERS, el VIH-SIDA y el SARS, entre otros. Los cuáles podríamos determinar como una respuesta natural del planeta para que nos concienciemos de que simplemente somos pasajeros en este mundo y debemos crecer y reproducirnos a un ritmo acorde entre la naturaleza y las personas y sobretodo llevar un control de la tecnología, no ir por delante de manera desconsiderada.

Mientras el COVID-19 sigue llevándose consigo miles de vidas y colocando en tensión la economía mundial, un nuevo estudio advierte que, a menos que los gobiernos tomen medidas urgentes para prevenir nuevas zoonosis (Se dice de cualquier enfermedad propia de los animales que accidentalmente puede llegar a los humanos.) en las personas, la humanidad sufrirá nuevas pandemias como la actual.

El informe, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Instituto Internacional de Investigación Ganadera (ILRI), atribuye la creciente tendencia de las zoonosis en poblaciones humanas a la degradación del entorno natural ya sea mediante la explotación de la tierra o de la vida silvestre, la extracción de recursos, el cambio climático y otras formas de presión a la naturaleza. Lo único positivo que podemos sacar de esto, es que aun está en nuestras manos pararlo, siempre es bueno fomentar la educación medioambiental desde que los niños son pequeños ya que uno de los elementos más fuertes de socialización es la escuela, para que vayan de la mano de la naturaleza.

Los datos que ofrece la ONU indican que unos dos millones de personas, la mayoría en países de renta baja o media pero sobretodo en los países subdesarrollados, donde mueren cada año como resultado de enfermedades zoonóticas desatendidas debido primordialmente a la falta de recursos y de mecanismos para poderse defender esos virus. En el mundo en desarrollo, esos brotes pueden causar padecimientos graves, defunciones y pérdida de productividad del sector ganadero, un problema mayúsculo que mantiene en la pobreza a cientos de millones de pequeños granjeros. Durante los últimos veinte años, las zoonosis han provocado pérdidas económicas de más de 100.000 millones de dólares, sin contar los nueve billones de dólares que costará la pandemia de COVID-19 en los próximos dos años, de acuerdo con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar