fbpx

La salud también es sexual. Historias de salud sexual y reproductiva desde Kenia y España

Los jóvenes de muchas zonas de África Subsahariana desconocen los riesgos de practicar sexo no seguro, lo que deriva a una mayor exposición a enfermedades de transmisión sexual como el VIH, a posibles abusos sexuales y a altos índices de embarazos adolescentes. Los servicios de salud sexual y reproductiva son pocos y los más jóvenes no acuden tanto como deberían debido al miedo y a la desinformación. 

En ese contexto, Amref España y Amref Kenia desarrollan el proyecto “Salud sexual y reproductiva para jóvenes y adolescentes en Dagoretti”, un barrio situado a las afueras de Nairobi (Kenia) con altos índices de pobreza y desempleo. El país africano se caracteriza por una “burbuja juvenil”: el 66% de su población es menor de 25 años. La juventud representa más de la mitad de la población, y garantizar sus derechos se vuelve imperativo para gobiernos e instituciones civiles. 

Como muchos otros países de su alrededor, Kenia tiene un número muy elevado de embarazos adolescentes. Entre 2016 y 2017, más de 350.000 chicas de entre 15 y 19 años se quedaron embarazadas, un número tan alto que lo ha convertido los embarazos adolescentes en un asunto de interés nacional. El gobierno de Kenia ha incorporado como prioridad sanitaria su reducción, y ha iniciado campañas de sensibilización y fortalecimiento de los sistemas de salud. 

Las enfermedades de transmisión sexual suponen otro reto: en Kenia, el 29% de los jóvenes entre 15 y 24 años tiene VIH. Muchos no conocen cómo se transmite la enfermedad y no pueden acceder fácilmente a métodos protectores como el preservativo, lo que aumenta su exposición al virus. 

Ante estos riesgos, el proyecto mejora la salud sexual y reproductiva de los jóvenes proporcionándoles acceso a educación sexual, a métodos anticonceptivos seguros y asequibles, a asesoramiento emocional, a atención ginecológica de calidad y a la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Los jóvenes conocen sus derechos y se empoderan para rechazar comportamientos sexuales no deseados, como abusos.

El proyecto instala en los centros de salud del barrio las denominadas “friendly corners”, o “esquinas amigables”: espacios donde trabajadores sanitarios o educadores pares escuchan, asesoran y dan consejo a los jóvenes en zonas más apartadas que garantizan intimidad y privacidad. Para acceder a las friendly corners hay que cumplir un requisito: ser joven. Los asesores deben tener una edad similar a las personas que reciben el servicio. 

Ese requisito no es casual. Con él, se pretende que los jóvenes pierdan el miedo a atender servicios sanitarios de salud sexual y no se sientan juzgados cuando exponen sus dudas. Para que se sientan menos temerosos y se les escuche en un ambiente respetuoso y de igual a igual. 

Dentro del proyecto, Amref ha lanzado la campaña “La salud también es sexual”, que difunde testimonios de jóvenes, educadores pares y trabajadores sanitarios de Kenia y de España. Diferentes personas de diversos orígenes con algo en común: una salud sexual y reproductiva de calidad. 

La campaña se compone de 12 posters con los puntos de vista de sus participantes, que se difundirán por los centros de salud de Madrid y en las redes sociales de Amref, y 6 vídeos donde jóvenes, educadores y trabajadores sanitarios dan su visión sobre la salud sexual y reproductiva. 

Todos los jóvenes y adolescentes tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y a tener una salud sexual efectiva, sin importar su género, raza, preferencia sexual o clase social. Con privacidad, respeto y seguridad.

Imagen: Amref

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar