fbpx

La realidad de la migración en Canarias.

Autora: Kiovaysa Santana

Abdel marroquí de 37 años de edad, vendió posesiones e invirtió todos sus ahorros con la esperanza de poder viajar a Europa. Su meta era llegar a Italia pero ya lleva dos meses en Gran Canaria. Contaba su desesperación al decir que: «Me siento como un pájaro dentro de una jaula».

Un caso parecido es el de Hafid, un joven de 23 años que llegó en la misma patera a la isla canaria. También es pescador y llevaba soñando con viajar a Europa desde la muerte de su madre hace 6 años. La salud mental de estas personas migrantes se está viendo afectada por el bloqueo que están sufriendo cientos de migrantes que han llegado al Archipiélago este año.

Juan Ramón Benítez, responsable del servicio de atención psicológica de CEAR explicaba: «Ven que lo que encuentran no es del todo lo que esperaban y comienzan a cuestionarse si ha valido la pena o no. También influye mucho la forma en la que son acogidos». Por ello, observamos como la frustración y la negación son algunas de las fases que pasan por el duelo migratorio que sufren muchos/as de ellos/as. Por otro lado, estos sentimientos cuando se prolongan en el tiempo más de un año pueden conducir a un trastorno mental.  

Debemos ser conscientes del importante esfuerzo económico que han hecho estas personas con la ilusión llegar a Europa, el peligro que han pasado, la de compañeros/as que han visto perecer en el camino al mar o ya dentro de este,  y por otro lado, la presión social que sufren en origen para lograr un proyecto migratorio exitoso. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar