fbpx

La problemática de la Economía Sumergida

Autor: Red Araña-Entidades por el Empleo

La Economía Sumergida se define como “el conjunto de actividades de producción de bienes y prestación de servicios para el mercado que eluden normas, tanto fiscales como de cualquier otro tipo con contenido económico, entre las que se encuentran las regulaciones laborales, pero también otras, como las referidas al medio ambiente, las normas técnicas, las de seguridad, etc., discurre, por tanto, al margen de los registros, estadísticas y controles oficiales.

La principal justificación para operar en la economía sumergida, para la ocultación de la actividad a las autoridades económicas, es la de evadir el pago de impuestos, de cotizaciones sociales y quedar al margen del cumplimiento de la regulación de la actividad económica, siendo la principal motivación, el beneficio que se espera obtener con esta práctica.

Por tanto la economía sumergida es una actividad que afecta negativamente al desarrollo regularizado de la actividad empresarial, produce competencia desleal a otras empresas de su mismo ámbito y sector, lesiona el estado de bienestar, defrauda a la hacienda pública (provocando una merma de la recaudación próxima al 23%), coloca a los trabajadores que ocupa en situación de ilegalidad y de desprotección social y distorsiona el mercado de trabajo.

La OIT alertaba ya hace casi dos meses que la pandemia agravaría la pobreza y la vulnerabilidad de quienes se ven forzados a trabajar en la economía sumergida. La duda a la que han tenido que enfrentarse muchísimas personas que llevaban a cabo empleos irregulares ha sido: ¿Me quedo en casa para no enfermar o lleno la nevera de comida? Ante este terrorífico dilema se han tenido que enfrentar muchas personas de las islas Canarias ya que ante la situación de confinamiento obligado tras el estado de alarma decretado por el Gobierno han visto completamente anuladas las opciones de salir para asegurarse los ingresos suficientes para poder comer.

Ante esta tragedia, el Gobierno de Canarias ha activado rápidamente un Ingreso Canario de Emergencia (consciente del elevado número de personas que desarrollan su actividad en la economía sumergida) y así suavizar el impacto del coronavirus en las personas más vulnerables.

Cabe destacar que en un territorio en el que las cifras de pobreza ya eran de las más altas del territorio español, donde esa pobreza ya se ha cronificado, donde un modelo productivo fuertemente vinculado al turismo (hostelería) y a la construcción ha puesto de manifiesto las dificultades para reinventarse, donde la economía informal y soterrada está a la orden del día (hasta existe la palabra “cáncamo”) lo peor que podía pasar es lo que ha pasado (pese al ICE y al IMV).

Con el propósito de mitigar la problemática de la economía sumergida se está llevando a cabo el proyecto de «Economía Sumergida: En materia de Igualdad 2.0», ejecutado por Red Araña y financiado por la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Canarias.

Más información sobre Red Araña aquí: https://www.empleoenred.org/

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar