fbpx

La nueva Ley de Cambio climático generará un crecimiento económico y empleo

El Gobierno de España calcula que la transición energética que promoverá la Ley de Cambio Climático que se debatirá en el Congreso, generará un incremento anual del PIB de entre 15.500 y 25.900 millones de euros de aquí a 2030, es decir  un aumento de un 1,8% la memoria económica del proyecto de Ley, 

Sin embargo, estos cálculos son anteriores a la pandemia del coronavirus, por lo que la dimensión de la crisis económica que termine provocando el COVID-19 podría suponer un cambio. Las previsiones de crecimiento económico que se esperan para el año 2021 podría suponer que el impulso de la Ley fuera muy superior al señalado 1,8 % anual, máxime si se aplican también  las medidas que incluye el Plan Nacional Integrado de Energía.

El objetivo del Gobierno es que España alcance la neutralidad climática en 2050, es decir que dentro de 30 años no emitamos ni un gramo de gases efecto invernadero a la atmósfera.  

El Gobierno calcula que la transición energética permitirá movilizar más de 200.000 millones de euros de inversión entre 2021 y 2030, la mayor parte procedentes del sector privado y como resultado de las mejoras de eficiencia energética del conjunto de la economía, el PIB se incrementará como está previsto.

Al final del periodo, en el año  2030, el empleo neto aumentará entre 242.000 y 354.000 personas cada año.

El proyecto de ley subraya que la movilización de inversiones de esta cuantía requiere de un marco normativo «atractivo, predecible y estable», añade que la transición a una economía des-carbonizada requerirá también de medidas que faciliten una transición justa para los colectivos y áreas geográficas más vulnerables.

Las inversiones en en energías renovables, auto-consumo energético con fotovoltaica, coche eléctrico, eficiencia y ahorro, y las redes serán las que protagonicen estas inversiones que podrán generar riqueza y empleo. A partir de 2025 también se notarán los efectos derivados de los ahorros en importaciones de combustibles fósiles que comenzarán a ser más notables, es decir nos ahorraremos una importante cantidad de dinero que hoy gastamos en comprar las fuentes de energías sucias: carbón, petróleo y gas que compramos a otros países generando déficit en nuestra balanza de pagos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar