fbpx

La moda versus la economía circular: una lucha que está llegando a su fin

En las últimas décadas la industria de la moda no ha parado de crecer y de contaminar, convirtiéndose, tras las grandes petroleras, en el sector más contaminante del mundo, generando cerca de 20 millones de toneladas de residuos, según el informe The State of Fashion 2021

La moda rápida o “fast fashion” emplea unos métodos de fabricación y envíos rápidos para poder mantener el consumismo. Son prendas hechas con materiales baratos y contaminantes.  Para que este tipo de moda pudiera considerarse circular tendría que, por ejemplo, recuperar, reciclar y reutilizar el poliéster del que están hechos sus prendas.   

A pesar de las mejoras en los últimos años, queda mucho por conseguir. Una forma de empezar puede ser dándole una segunda vida a la ropa, ya sea vendiéndola en tiendas de segunda mano (empresas que han aumentado sus ventas en los últimos años), alquilándola o reciclándola. Algunas empresas textiles ya han empezado con la recogida de ropa vieja en sus tiendas, aunque los datos dicen que menos del 1% de la ropa reciclada termina siendo ropa nueva. 

Al final, que el mundo de la moda se vuelva más circular también depende de los consumidores. Si estos reducen su consumo de textiles, y el que realizan sea de forma más consciente, el sector se verá obligado a cambiar. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar