fbpx

La moda Low Cost: Barata para el bolsillo, cara para el planeta

Cada vez es más sencillo encontrar ropa de todos los estilos, colores y a precios ínfimos. Existen tiendas que tienen ropa a muy bajo precio y que sigue las tendencias de marcas conocidas, permitiendo así que todo el mundo pueda vestir como quiera. Pero lo que mucha gente no se llega a plantear es qué pasa con la ropa que no se vende y cómo es posible que esta sea tan barata. 

La moda “low cost” es asequible para todo el mundo, pero extremadamente dañina para el medioambiente. Esta industria es la responsable del 10% de las emisiones de carbono del mundo y del desperdicio del 20% de agua potable, según datos de la ONU. 

Recientemente han salido imágenes de los sucedido en el desierto de Atacama, donde ropa con la etiqueta aún puesta es tirada en medio de la nada, llegando a haber 39.000 toneladas de ropa.  Y es que se dice que cada año se generan 92 millones de toneladas de residuos textiles en todo el mundo.

No importa cómo haya llegado la ropa hasta ahí, ya que mucha viene de países como China o Bangladesh. Lo verdaderamente importante es que podemos hacer para reducir la contaminación de esta industria. Un ejemplo de solución puede ser el consumir lo que se llama “Slow fashion” o moda lenta. Es moda sostenible que permite tener menos prendas de ropa y que duran mucho más tiempo, por lo que no es necesario estar comprando cada poco tiempo nuevas piezas para vestir. 

En definitiva, la forma en la que consumimos moda afecta al medioambiente y la mejor forma de evitarlo es consumiendo con conciencia y de manera sostenible.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar