fbpx

La mejor película de los Óscar 2020 refleja la desigualdad social y económica de Corea del Sur

Parasite, la película surcoreana dirigida por Bong Joon-ho, fue la gran triunfadora en la 92º entrega de los premios Óscar al llevarse nada más y nada menos que cuatro estatuillas: mejor película internacional, mejor guion, mejor director y mejor película. Con este último logro, el filme hace historia al ser el primer largometraje de habla no inglesa en ganar el galardón principal que entrega la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

La película relata la historia de cómo una familia pobre y desempleada (los Kim) que vive en un semi-sótano pequeño y oscuro engaña a una familia rica (los Park) de Seúl para obtener varios trabajos y alimentarse de ellos como si fueran unos «parásitos», de ahí el nombre del largometraje.

Pero Parasite es mucho más que un drama/suspenso de humor negro de ficción. Con una combinación magistral de comedia, sátira y violencia, el filme describe uno de los principales problemas sociales y políticos de Corea del Sur: la desigualdad económica. De esta manera, podría decirse que Parasite desbarata las apariencias de éxito de uno de los países más industrializados y ricos del mundo.

Semi-sótano donde habita la familia Kim en Parasite. Fuente: CJ Entertainment

La familia Kim es un reflejo de las miles de personas surcoreanas que viven en los llamados banjiha. Estos son sótanos pequeños donde no entra la luz solar y los techos son tan bajos que es difícil caminar erguido. La gente que pasa por la calle puede husmear fácilmente a través de las ventanas, y en verano hay tanta humedad que genera una expansión casi incontrolable de moho.

Las raíces de los banjiha se remontan a la década de los 60, cuando agentes norcoreanos se infiltraron en Corea del Sur para realizar incidentes terroristas. Como medida, el gobierno ordenó que todas las nuevas construcciones tuvieran sótanos que sirvieran como refugios. Cuando en los años 80 los precios de las viviendas subieron disparatadamente, los banjiha se convirtieron en una opción asequible para miles de personas.

Con Parasite, Bong Joon-ho quería mostrar un reflejo de la diferencia de clases en Corea del Sur, pero, al final, la película resultó siendo un espejo del mundo entero.

Imagen: CJ Entertainment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar