fbpx

La Junta de Andalucia favorece a los medios de comunicación amigos

Autor: Publico

La Junta de Andalucía ha aprobado el Decreto Ley 2/20, de Mejora y Simplificación de la Regulación para el Fomento de la Actividad Productiva en Andalucía, que afecta de pleno al sector audiovisual. Seré muy gráfico: cuando el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA-FeSP), la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP),  la Asociación de Emisoras Municipales y Ciudadanas de Andalucía de Radio y Televisión (EMA RTV), la Red Estatal de Medios Comunitarios (ReMC), el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), la Coordinadora Andaluza de ONGD (CAONGD), la Facultad de Comunicación de la Universidad de Málaga, la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, la Asociación de la Prensa de Cádiz, la Asociación de la Prensa de Almería, la Asociación de la Prensa de Sevilla, la Asociación de la Prensa de Huelva, la Asociación de la Prensa de Málaga, la Asociación de la Prensa de Córdoba, la Asociación de la Prensa de Jaén, Facua – Consumidores en acción, el Colectivo de AMPAS «Escuelas de calor», la Red Andaluza de Periodistas Feministas – La Poderío y la Plataforma de Comunicación Comunitaria Onda Color están en contra de ese decreto por perjudicar «el empleo, la pluralidad informativa y la diversidad mediática», está claro que algo falla.

PP, Cs y Vox no han querido dejar flecos sueltos: los favores se devuelven y todas estas nuevas emisiones piratas legalizadas, como las de COPE, podrán emitir sus campañas institucionales sin que sean sancionadas, sirviendo de altavoz de su propaganda.

Lo aprobado por la derecha en Andalucía es un atropello, que afecta al conjuto de la ciudadanía y que, cuando termine esta crisis que ha utilizado como coartada, habrá que echar para atrás.  Jose Antonio Abellán, el que fuera una de las estrellas de COPE, ya venía advirtiendo de la tropelía que preparaba la derecha. Hace 15 días, El Observador publicaba sus avisos: «Está hecho a medida para la COPE […], es una barbaridad, una aberración. Es lo contrario a las leyes de comunicación del mundo entero». Abellán no duda en afirmar que «quien lo haya hecho es un mal andaluz», al tiempo que aseguraba que «sólo los golfos y los sinvergüenzas pueden votar que sí a esto».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar