fbpx

La inclusión es clave para proteger a las personas refugiadas y sus comunidades de acogida ante la pandemia de COVID-19

Autor: ACNUR

Las restricciones que impiden el acceso al asilo, que exacerban la violencia de género, que aumentan los riesgos de retornos inseguros y la pérdida de medios de vida son algunas de las consecuencias más duras y dolorosas que la pandemia de coronavirus ha infligido a las personas refugiadas, advirtió hoy la Alta Comisionada Auxiliar para la Protección de ACNUR, Gillian Triggs.

Al inaugurar una sesión virtual del Diálogo del Alto Comisionado sobre los Desafíos de la Protección, organizado anualmente por ACNUR, Triggs instó a los Estados a mantener el acceso al asilo y a salvaguardar los derechos de los refugiados y de las personas desplazadas y apátridas.

“El ACNUR ha sido claro: es posible que un país proteja la salud de su población y que al mismo tiempo garantice el acceso a su territorio a las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares”. No se debe permitir que medidas que limitan el acceso al asilo se justifiquen con el pretexto de defender la salud pública”, dijo Triggs.

Triggs moderó un debate en el cual intervinieron personas desplazadas, representantes de ONG y funcionarios públicos de Asia, África, Oriente Medio y Europa, donde los participantes demostraron cómo la compasión y la iniciativa pueden garantizar que las solicitudes de asilo se sigan considerando durante la pandemia y los servicios de protección se adapten para llegar a las personas necesitadas durante el confinamiento.

Todos los oradores señalaron que la pandemia plantea desafíos significativos para la protección y el bienestar de las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas, por lo que se necesita innovación, solidaridad y más apoyo.

“La pandemia está perjudicando los derechos sociales y económicos de los más vulnerables en la sociedad, entre ellos las personas refugiadas y desplazadas por la fuerza que, con demasiada frecuencia, dependen de la economía informal. Estas personas se encuentran entre las primeras en sufrir las repercusiones económicas del confinamiento”, señaló Triggs.

“Las oficinas de ACNUR en el terreno también están informando de un aumento de los incidentes de discriminación, estigmatización y xenofobia contra las personas refugiadas y desplazadas, lo que exacerba las tensiones con las comunidades locales”.

Para responder a estos desafíos, ACNUR está abogando por la inclusión urgente y sin reservas de las personas refugiadas, desplazadas y apátridas en todas las medidas adoptadas para abordar la pandemia, desde las respuestas de salud pública hasta las redes nacionales de seguridad social.

“El virus no distingue con base en la condición legal o la nacionalidad. El acceso a los servicios de salud no debe depender de la ciudadanía ni de las restricciones impuestas a los visados. Una oportunidad realista y práctica de protección radica en la inclusión social y en el acceso no discriminatorio a la educación, la salud y el empleo”, expresó Triggs.

Establecido hace más de una década, el Diálogo del Alto Comisionado permite un libre intercambio de opiniones entre los refugiados, los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado, la academia y las organizaciones internacionales sobre cuestiones nuevas o emergentes de protección internacional.

El Diálogo 2020 se lleva a cabo a través de una serie de cinco sesiones virtuales repartidas a lo largo del último trimestre del año y la sesión de clausura tendrá lugar el 9 de diciembre. Las discusiones se centran en las consecuencias de la pandemia para las personas desplazadas por la fuerza y apátridas con respecto a la protección, la resiliencia y la inclusión en los servicios de salud, y el cambio climático.

Para ilustrar las dificultades a las que se enfrentan las personas refugiadas y desplazadas internas en el contexto de la pandemia, ACNUR ha publicado hoy el reportaje multimedia de visualización de datos “Espacio, albergue y escasez de recursos: Afrontar la COVID-19” que pone de relieve cómo las poblaciones desplazadas, sumamente vulnerables, deben lidiar con la pandemia.

https://www.acnur.org/es-es/noticias/press/2020/11/5fa4f2804/la-inclusion-es-clave-para-proteger-a-las-personas-refugiadas-y-sus-comunidades.html

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar