fbpx

La familia Pujol ante la ley, después de pasar 20 años ejerciendo corrupción en Cataluña.

Autor: Arian José Alonso Luis

De una vez por todas, tras casi 15 años de denuncias políticas e investigaciones judiciales, un juez llevará a juicio a toda la familia Pujol junto a media docena de empresarios por delitos fiscales, de blanqueo de capitales, falsedad en documento público y organización criminal. Cientos de pruebas de esas conductas corruptas afloran ahora en un sumario abierto en diciembre de 2012 debido a que, las sospechas sobre la corrupción institucional en la Cataluña de Pujol, presidente de la Generalitat entre 1980 y 2003, han sido numerosas en los últimos años.

Como una de las pruebas, tienen el testimonio de un gran empresario de la construcción en españa explicaba como hace algún tiempo como era su relación con Cataluña y el 3%: “Un día me citó el presidente Jordi Pujol en un hotel de Madrid. Había participado en un acto público y al finalizar, cuando estábamos los dos solos, me mostró un papelito amarillo con una cantidad escrita a mano. Correspondía exactamente al 3% de una obra que la Generalitat de Cataluña había adjudicado a mi empresa y que yo, supuestamente, debía pagar como agradecimiento. Me negué y dejaron de adjudicarme obras en esa comunidad”. El conocido empresario nunca denunció aquel supuesto intento de chantaje, ni nadie lo investigó. Cuyo nombre no se puede dar debido a la protección de información.

Más adelante, aquella sospecha se confirmó en gran parte por la sentencia del caso Palau (enero de 2018) donde se acreditaban las prácticas corruptas del partido que gobernó en Cataluña los primeros 23 años de la reciente etapa democrática.Directivos de Ferrovial pactaron con el tesorero de Convergencia Democrática financiar ilegalmente al partido (con hasta 6,6 millones de euros) a cambio de que esta formación favoreciese a la constructora en la adjudicación de obra pública allí donde gobernaba.

Para concluir, El juez mantuvo que Pujol y su familia se aprovecharon del Paísa durante más de 20 años gracias a su posición privilegiada en la vida política, social y económica de Cataluña para acumular un patrimonio desmesurado. En las cuentas corrientes que abrieron en Andorra, ocultas al fisco español, el magistrado ha contado ingresos en efectivo y transferencias entre 1995 y 2000 por casi 10 millones de euros que se repartieron entre los siete hermanos y que nunca declararon a Hacienda. También se ha investigado hasta 25 contratos distintos y aportan pruebas de cómo las empresas de Pujol Ferrusola no efectuaron ningún trabajo para las sociedades que le abonaron los 11 millones de euros.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar